Científicos demuestran el influjo de las flores en el carácter 

Un ramo de flores, según la circunstancia, ejerce una influencia determinante sobre el carácter y el comportamiento de los seres humanos.



 

Un equipo de científicos holandeses de la universidad de Wageningen, en el este del país, acaba de demostrar con datos incontestables algo que siempre se había intuido: un ramo de flores, según la circunstancia, ejerce una influencia determinante sobre el carácter y el comportamiento de los seres humanos.

 De acuerdo con el estudio, "está demostrado que ante la presencia de un ramillete de flores, el ser humano suele sentirse mejor, menos tenso, más a gusto", según se afirma en el texto de conclusiones del informe de la universidad de Wageningen, respetada por el elevado nivel de su facultad de Agronomía y Ciencias Naturales.

"Regalar un ramo de flores contribuye a que un individuo arrogante u orgulloso, modere su actitud y la suavice", se lee en el informe científico, divulgado por la prensa holandesa. Un detalle importante, según los autores del análisis, es que "las flores no tengan una fragancia demasiado fuerte, porque eso produce justo la reacción contraria: el rechazo".

"Cuando la atmósfera es excesivamente perfumada, el cuerpo humano reacciona justo al revés, rechazando esa situación". Los científicos sometieron a estudio durante tres meses a unos cuarenta individuos, los cuales fueron sometidos a experimentos selectivos de "sensaciones de aroma" provenientes de diversos tipos de flores.

 Los "conejos de indias", a partes iguales hombres y mujeres, recibieron diferentes ramilletes de flores en circunstancias diversas y tuvieron que describir posteriormente sus sensaciones. Gracias al estudio, los expertos de la universidad de Wageningen han llegado a determinar qué tipo de flores produce o evoca determinadas reacciones en los seres humanos y cuál de ellas es más adecuada para una situación concreta.

Para decorar un dormitorio las flores más adecuadas son los crisantemos o los tulipanes, que "producen una gran sensación de relajación y calidez". Para decorar los altares de las iglesias o en ocasiones tristes, se deberían usar siempre lilas blancas o rosas y para las salas asépticas de los hospitales, serían más adecuados los geranios.

Quienes gusten del diseño y les guste moverse en ambientes elegantes podrían optar por decorar el salón de sus viviendas con amarillis. En algunos países como Holanda, uno de cuyos símbolos nacionales es el tulipán, es frecuente que incluso entre los hombres se regalen flores como símbolo de amistad o para marcar determinado aniversario o celebración.

 Precisamente, los Países Bajos son el mayor productor mundial de flores cortadas, seguidos muy de cerca por Colombia. En Holanda, una de las visitas obligadas es el mercado de las flores (Bloemenmarkt) de Amsterdam, ubicado en pleno centro histórico, sobre el canal Singel, entre las plazas Muntplein y Koningsplein, donde aparte de la gran variedad de especies se pueden adquirir bulbos y semillas.  


Comentarios


Científicos demuestran el influjo de las flores en el carácter