Cientos de chicos están todavía sin clases en Bariloche

En la Escuela 16 se inundaron dos aulas y tuvieron que suspender. En la 48 de Puerto Moreno hubo un principio de incendio. La Especial 6 tiene problemas con el gas. Nadie fue a reparar.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las roturas y desperfectos se multiplican en las escuelas de esta ciudad. Algunas todavía no pudieron iniciar el ciclo lectivo -como ocurre en la primaria 320- y otras suspendieron la actividad en estos días por el riesgo que corrían los alumnos.

Dos aulas de la céntrica Escuela 16 se inundaron ayer por filtraciones en el techo y los cuatro cursos de séptimo grado no tuvieron clases. La escuela 48 de Puerto Moreno sufrió un principio de incendio provocado por un calefactor y también debió cerrar sus puertas.

La parálisis abarca además a la escuela Especial 6, donde la empresa Camuzzi retiró el medidor y cortó el servicio de gas luego de comprobar que había pérdidas en la red.

La inspección de la distribuidora se produjo el martes, pero hasta ayer al mediodía -para disgusto de los docentes- el CPE no había enviado todavía ningún operario para iniciar las reparaciones.

Esa escuela alberga a un centenar de alumnos discapacitados y arrastra también otras falencias como rejas desoldadas, un patio externo cuya superficie se desgrana (a pesar de que ya fue cementado a nuevo tres veces, siempre mal) y problemas con la red de agua.

También la Escuela 343 del barrio Unión y la 267 de Las Quintas estuvieron ayer sin clases por distintos problemas edilicios.

Los directivos y docentes consultados comentaron casi sin variantes que el año pasado el CPE ya había cumplido con el relevamiento de las obras a realizar, pero aún así durante el verano las escuelas permanecieron vacías.

Como ocurre cada año, los conflictos comenzaron a surgir entonces con la llegada de los alumnos y en muchos casos derivaron en la obligada suspensión de clases.

La Escuela 320 necesita un nuevo sistema de calefacción y recién podría abrir sus puertas el próximo 2 de abril. En la primera semana también debieron postergar el inicio de clases la 273 y la 201, pero ahora ya trabajan a pleno aún cuanto todavía les restan muchas obras menores por ejecutar.

El secretario general de Unter, Jorge Molina, estimó que hasta ayer había en Bariloche unos 1.500 chicos sin clases porque las escuelas no están en condiciones.

Dijo que las fallas se deben “a la imprevisión de siempre” y negó que estén relacionadas con una limitación presupuestaria. “El dinero está, pero se distribuye mal porque nunca falta, por ejemplo, para subsidiar a las escuelas privadas”, aseguró.


Comentarios


Cientos de chicos están todavía sin clases en Bariloche