Cientos de pasajeros varados por los paros en Aerolíneas y Austral





Los técnicos aeronáuticos ratificaron el paro por tiempo indeterminado, ante el despido de más de 200 trabajadores de Austral y Aerolíneas Argentinas. Los principales problemas se presentaron en las ciudades a las que sólo llegan los vuelos de Aerolíneas. Hubo dos amenazas de bombas.

BUENOS AIRES- Los vuelos de las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral continúan suspendidos debido al paro por tiempo indeterminado que llevan adelante los trabajadores técnicos de ambas compañías, mientras el gobierno ordenó a los sectores «garantizar el 50% de los servicios».

La protesta de los técnicos impidió que pudieran realizarse los vuelos desde el Aeroparque metropolitano Jorge Newbery y desde el Aeropuerto de Ezeiza, por lo cual cien-tos de usuarios pugnaban, sin suerte, por lograr un pasaje en otra empresa aérea.

Además, en dos locales de Aerolíneas Argentinas, uno ubicado en Perú 2 de esta capital y otro en Bouchard 547, se recibieron amenazas de bomba, que obligaron al personal de la Brigada de Explosivos de la Policía Federal a evacuar las instalaciones. Sin embargo los peritos confirmaron que ambas amenazas habían resultado falsas.

De esta manera, se agudiza aún más el conflicto que comenzó el martes a las 10, cuando los trabajadores nucleados en la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico decidieron realizar un paro por tiempo indeterminado para rechazar el despido de 220 trabajadores de esas empresas.

Debido a las serias dificultades que sufrían los pasajeros, el Ministerio de Trabajo ordenó que «APTA, Aerolíneas Argentinas y Austral deberán garantizar el 50 % de los vuelos de cabotaje e internacional», según la instrucción que libró el secretario de Empleo, Anselmo Riva.

El secretario General de APTA, Ricardo Cirielli, aseguró a DyN que «nosotros continuamos el paro y no entendemos la resolución del Ministerio, porque Aerolíneas y Austral siempre dijeron que ellos no eran un monopolio».

«Las empresas decían que sólo concentraban el 50 % del mercado y ahora, con el conflicto, dicen que son un servicio público esencial. El Ministerio nunca dijo nada cuando se levantaban indiscriminadamente rutas aéreas. No les interesaba los pasajeros, los trabajadores, nadie. Con el paro parece que cambiaron muchas cosas», ironizó el sindicalista.

En referencia a las amenazas de bomba, Cirielli aseguró que «nosotros repudiamos todo tipo de intimidación y todo uso de la violencia, porque estamos peleando con la fuerza de la razón».

Sin embargo, reiteró que «el paro va a seguir hasta que la empresa se decida a revisar la suerte de los 220 compañeros que fueron despedidos».

La protesta provocó que gran cantidad de pasajeros se agolparan ayer a la mañana en las salas de espera de los dos aeropuertos, entre quienes ha-bía personas que quedaron varadas desde el martes, y que llegaban para realizar los viajes que tenían reservados para ayer.

Los pasajeros que tenían pasajes comprados con anterioridad al conflicto recibieron un endoso a otras compañías aéreas, por lo que la demanda se vio significativamente ampliada al resto de las empresas locales como LAPA, DINAR y Souhters Winds.

LAPA informó que decidió «reforzar con 32 vuelos» el servicio que cumple regularmente en todo el país, «ante la presión de la demanda».

El mayor inconveniente lo sufrían los pasajeros cuyos destinos son cubiertos sólo por la empresa Aerolíneas Argentinas, a quienes les tomaban reservas para otro día, pero sin la confirmación de la fecha de viaje, puesto que el paro es por tiempo indeterminado.

Una situación similar se producía en el aeropuerto de Ezeiza, donde sin embargo se estima que de continuar el paro los mayores problemas se producirían por la noche, horario en que Aerolíneas Argentinas tenía programados sus vuelos internacionales a Madrid, Nueva York y Miami, entre otros destinos. (DyN/AR)}

La medida se sintió en el aeropuerto neuquino

NEUQUEN (AN).- El conflicto laboral en Aerolíneas Argentinas y Austral a partir del despido masivo de 200 empleados, se sintió con fuerza en la actividad del aeropuerto de esta ciudad. Ayer, sólo operaron con normalidad las líneas aéreas Dinar, Lapa y Southern Winds SA.

El aeropuerto local ayer mostró una escena poco frecuente. En el hall central el movimiento habitual quedó reducido a una mínima expresión que sólo salió del letargo a la hora de los vuelos de las líneas aéreas que trabajaron con normalidad.

Aún así, la actividad disminuyó y repercutió en el trabajo de comerciantes y taxistas que a diario operan en el lugar.

Los más osados se animaron a decir que la reducción fue de un setenta por ciento. Fue el caso de los taxistas que lamentaron la jornada de paro de los trabajadores de Aerolíneas y Austral, que repercutió de inmediato en sus bolsillos.

Taxistas preocupados

«En lo que va de la mañana sólo hice dos viajes que alcanzan sólo para parar la olla», dijo Luis, quien trabaja desde hace dos años en el aeropuerto y conoce de memoria las frecuencias de los vuelos.

Mientras tanto, menos de una docena de eventuales pasajeros que habían reservado su pasaje en Austral, deambulaban por las distintas oficinas de las líneas aéreas que operaban con normalidad, en busca de algún lugar para trasladarse hacia Buenos Aires.

«Tenía las reservaciones en Austral, pero con este problema no sé qué va a pasar», comentó Juan Solís, quien tenía programada una reunión de trabajo en Capital Federal.

A pesar de los problemas operativos por el paro de los trabajadores de Aerolíneas y Austral, las líneas aéreas locales no tenían programado implementar vuelos adicionales para contener el aumento de demanda.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cientos de pasajeros varados por los paros en Aerolíneas y Austral