Cierre con fervor a media máquina en Córdoba

La temperatura la elevó la “Mona” Jiménez con ataques a Luis Juez.



1
#

Luis Juez gastó ayer mucha energía en salir a responderle a “La Mona”.

2
#

De la Sota hizo un picnic como acto y habló cinco minutos.

3
#

Télam

CÓRDOBA.- De cara a una sociedad que no se deslizó a mayores entusiasmos por el acto político que protagonizará el domingo, cerró anoche en Córdoba la campaña para las elecciones a gobernador.

En una provincia donde desde los días de Mayo de 1810 hasta muy avanzada la transición a la democracia iniciada en el ’83, la política definió profundamente la identidad de Córdoba, la elección llega más como un trámite ciudadano-burocrático, que como una expresión intensa de proyectos en pugna.

Un proceso incluso ausente de participación significativa de la gente. De hecho, la campaña electoral no estuvo en la calle, sólo fue gestionada por escuálidos grupos de militantes y gerenciada por cuadros de dirigentes, en la mayoría de los casos profesionalizados.

A modo de signo de la naturalidad con que los cordobeses asumieron la campaña, hablan varios datos:

• Acompañado por Ricardo Alfonsín, aspirante a presidente de los argentinos, el candidato radical Oscar Aguad cerró su campaña en Córdoba Capital en el Espacio Quality, un lugar cerrado para no más de 2.000 personas. Al cierre de esta edición, siempre de la mano de Alfonsín, dio el final de su campaña en Río Cuarto y ante no más de 4.000 personas, en la cuna de uno de los más importantes dirigentes que ha tenido la UCR cordobesa, Amadeo Sabattini.

• Por su parte, el peronista José Manuel de La Sota, ex gobernador y que en nombre de Unión por Córdoba, cerró su campaña vía un colorido picnic en Parque Sarmiento. Juntó familias sin mayor vocación de fervor político pero con generosa disposición para la ingesta. De la Sota habló cinco minutos y se fue ajeno a toda ansiedad. Serenidad que le avalan las encuestas: está ganando por entre 5 y 7 puntos.

• Y Luis Juez, candidato a gobernador por el Frente Cívico, cerró al frente de una caravana que recorrió Córdoba Capital a partir de la media tarde. Un periplo en el que cosechó adhesiones, silencios y la indiferencia de quienes apuraban sus pasos ante una noche que llegaba con mucho frío y nieve en las sierras.

La única temperatura que tuvo la campaña se dio vía el rey de la música cuartetera, la “Mona” Jiménez.

Fundando su peronismo en el hecho de que “Evita me dio una casa”, jugó fuerte en el final de campaña a favor de Juan Manuel de la Sota. De ahí en más entró en la dialéctica truco - retruco con Luis Juez.

Hubo idas y vueltas de coloridos adjetivos y palabras fuertes que se ganaron la comidilla de los cordobeses.

Doce son en total los candidatos a gobernador. Pero sólo tres los que pisarán el podio. Y sólo dos partidos responden al “modelo K”: el Intransigente y el Humanista. Un modelo al que sin embargo se irá acercando De la Sota si gana la elección. Un acercarse al “estilo cordobés”: ni entrega a brazos abiertos, ni déficit de desacuerdos.

En otras palabras: aplicación minuciosa de esa característica de la política cordobesa que le da desde siempre en la historia del país, un perfil muy propio.

En fin, los dados para definir la elección a gobernador están en manos de 2.500.000 cordobeses. Sin ansiedad, el domingo los harán correr.

En compañía de Alfonsín, Aguad pronosticó un triunfo radical.

CARLOS TORRENGO

(Enviado Especial)

El Tribunal Electoral no dio certezas sobre la hora en que se podrá conocer el resultado el domingo.


Comentarios


Cierre con fervor a media máquina en Córdoba