Cinco bombas de ETA desatan el caos en Madrid

Los explosivos, de escaso poder y fabricación artesanal, estallaron en estratégicas estaciones de servicio, previa llamada del grupo. Afectaron todo el tránsito antes de un



MADRID (AFP).- Cinco pequeños artefactos explotaron el viernes en sendas gasolineras madrileñas provocando caos pero sin causar heridos, después que un llamado telefónico advirtiera en nombre de ETA de las deflagraciones. “Todo parece indicar que se trata de la organización terrorista ETA por la reivindicación, por la llamada al diario Gara, por el canal de expresión y por la propia secuencia de los hechos”, señaló Alonso, cerca de dos horas después de los atentados.

Alonso hacía referencia a la llamada que un comunicante anónimo, que dijo hablar en nombre de ETA, hizo al diario independentista vasco Gara, canal habitual de las reivindicaciones de la organización armada vasca, para advertir de la colocación de cinco artefactos de escasa potencia en sendas gasolineras, que pudieron ser evacuadas, por lo que sólo hubo pequeños daños materiales.

“Los artefactos de escasa potencia” estallaron en cinco estaciones de servicio situadas en las principales carreteras de salida de Madrid, creando enormes atascos, que se estaban solucionando a última hora de la tarde, en el primer día de un gran puente festivo con motivo del día de la Constitución el lunes y la Inmaculada Concepción el miércoles.

“Los artefactos van dirigidos a producir el caos” con motivo de la salida masiva de madrileños, afirmó el delegado del gobierno en Madrid, Constantino Méndez.

Los atentados fueron condenados por el conjunto de la clase política española, que destacaron el jarro de agua fría que supone la acción para el reciente llamamiento al “diálogo político” hecho por l coalición radical vasca Batasuna, brazo político de ETA, que, además, había reiterado varias veces la disposición de ETA a “silenciar las armas”.

“Estas acciones vuelven a dejar en evidencia absoluta los pronunciamientos de Batasuna. Deberán de reaccionar políticamente ante la sociedad si no quieren que los pronunciamientos públicos que hicieron (…) queden en papel mojado”, afirmó el gobierno regional vasco. El partido independentista catalán Esquerra Republicana fue más crudo, afirmando que “la última barbarie de ETA” ha dejado al portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, “con el culo al aire”.

La última acción de ETA tuvo lugar el 13 de noviembre pasado cuando hizo estallar dos artefactos en un refugio del Ejército español en Belagua, en el Pirineo navarro (norte), sin causar heridos. Anteriormente, ETA había llevado a cabo una campaña de verano con la colocación de nueve pequeñas bombas en zonas turísticas del norte de España causando cinco heridos leves.

La organización separatista armada vasca, que ha causado la muerte de más de 800 personas en España en 36 años de actividad terrorista, cometió su último atentado mortal en mayo de 2003 cuando dos policías murieron en la explosión de un coche bomba en Navarra (norte).

Nota asociada: El turismo como objetivo  

Nota asociada: El turismo como objetivo  


Comentarios


Cinco bombas de ETA desatan el caos en Madrid