Cine por Internet, ¿será masivo?

Nunca reemplazará a las salas o las películas por tevé, dicen algunos especialistas. Los primeros fracasos.

Internet será un vehículo más para la distribución de películas, que no reemplazará ni de lejos a los canales tradicionales de difusión, según los analistas, aunque ampliará las posibilidades del cine y video digitales a la carta.

Mientras que Napster y otras plataformas han demostrado que la distribución de música en la red es viable y lucrativa, hay un gran escepticismo respecto a sitios como Atomfilms.com, Shockwave.com, iFilm.com y Sightsound.com, que ofrecen cortos, documentales y películas de animación en la red.

"Aunque muchos de estos sitios han sobrevivido al hundimiento de las "puntocom", los entusiastas del cine prefieren ver películas en la televisión, más que en la pantalla de una computadora", señaló a EFE Eric Scheirer, analista de la firma de investigaciones Forrester Research.

"No creo que lleguen a ser un canal importante para la distribución de largometrajes de los grandes estudios de Hollywood", opinó el experto.

Decenas de compañías han fracasado en convertir Internet en un canal de distribución, incluso empresas conjuntas importantes como DEN, Pseudo o Pop.com. En esta última estaban detrás grandes nombres, como Steven Spielberg, David Geffen, o Jeffrey Katzemberg.

La desconfianza de los analistas se debe en gran parte al hecho de que ver una película requiere concentración.

"Aunque se hable de "napsterización" en la industria cinematográfica, es un medio muy diferente. Escuchar archivos de música de Internet es una actividad pasiva, mientras que cuando estás viendo una película, uno no puede estar haciendo otra cosa al mismo tiempo", explicó Joel Karp, analista de la firma de investigaciones Webnoize.

Los problemas técnicos también ayudan a incrementar las dudas sobre la distribución de cine en la red.

El número de personas que tiene acceso a Internet de alta velocidad se ha doblado, con más de doce millones de usuarios en EEUU, y la mayoría de las computadoras vienen ahora con una memoria considerable para llevar a cabo estas funciones de descarga. Una película de noventa minutos se puede comprimir en 500 megabytes y con un acceso de alta velocidad, tarda aún por lo menos 30 minutos en ser descargada.

Habrá que esperar. La última palabra no está dicha. (EFE)


Comentarios


Cine por Internet, ¿será masivo?