Cipolletti: en pequeño taller reparan turbinas y trépanos

Soldadura Total, de la familia Cifuentes, emplea a 19 personas. Esperan una demanda mayor.

Mundo Pyme

Esta semana la empresa Pampa Energía anunció que ampliará la capacidad de generación de la central térmica de Loma de la Lata, para lo cual invertirá 750 millones de pesos en la instalación de una nueva turbina a gas que permitirá llevar la capacidad instalada a 652 MW.

Loma de la Lata aporta por sí sola alrededor del 2% de la capacidad instalada total del país. Lo sorprendente es que gran parte del mantenimiento de equipos tan costosos está a cargo de una pequeña empresa de Cipolletti.

Juan Alberto Cifuentes trabajaba en la central térmica Alto Valle cuando hace 20 años decidió empezar por su cuenta con pequeños trabajos de soldadura. Fue así que en el patio de su casa nació Soldadura Total. En el 2005 fue convocado por Pampa Energía por algunos problemas en las turbinas y que pudo resolver con éxito.

“La calidad es primordial en este tipo de tareas, a tal punto que ya nos pidieron que consigamos un equipo mecánico para hacer en forma completa el mantenimiento de las máquinas”, dice Mauro Cifuentes, jefe de taller de Soldadura Total y uno de los once hijos de Juan Alberto. Actualmente 19 personas de la empresa están en la central trabajando en el mantenimiento de una de las turbinas a gas. Es la revisión mayor que se hace a las máquinas cada diez años y que puede demorar unos 45 días.

Mauro comenta que “nos ganamos la confianza de la empresa cuando solucionamos un problema que tenían con la turbina a vapor. Se había roto el circuito de aceite y dejó de funcionar; prácticamente la armamos de nuevo”. También tuvieron un papel importante cuando la misma máquina regresó de Suiza, luego de que fuera afectada por la caída de un rayo en el 2012.

Padre e hijo coinciden en que además de la capacitación “lo que se necesita son personas responsables y honestas. Trabajamos con equipos que valen millones de dólares y no se pueden cometer errores. En la turbina no puede caer ni una piedrita, porque si se llega a poner en marcha, con la velocidad que alcanza, la puede destruir”, asegura Juan Alberto.

Hace dos años, Soldadura Total comenzó con trabajos de reparación de equipos petroleros, fundamentalmente de trépanos. Se utilizan herramientas especiales para poder cambiar o reparar los cortadores, fabricados de carbono tungsteno, un material muy duro que le permite al trépano perforar el suelo.

“Nunca había reparado un trépano en mi vida, pero sabía que la demanda iba a llegar –dice Juan Alberto–, por eso compré arenadora, hornos y compresores que tuve sin usar por tres años”. Hoy, con el crecimiento de la actividad por la explotación de Vaca Muerta, cada día se va sumando más trabajo. “Pero tenemos que estar preparados para lo que se viene, porque la explosión de la actividad todavía no se registró”, señaló.

Suplemento Energía de “Río Negro”

Pablo Lupano


Comentarios


Cipolletti: en pequeño taller reparan turbinas y trépanos