Cipolletti ya se vincula con sus 500.000 hectáreas en la margen sur

El gobernador Alberto Weretilneck inauguró ayer el puente de la Isla Jordán. Destacó la importancia estratégica que tendrá para el desarrollo no sólo de la ciudad sino de todo el Alto Valle.



Durante la inauguración del puente de la isla Jordán era fácil distinguir a los lugareños que habitan la Margen Sur. Se miraban incrédulos y la sonrisa se les dibujaba automáticamente. No es para menos, muchos ya peinan canas y la demora parecía no tener fin. Fueron once largos años atravesados por un puñado de promesas truncas. Ayer la espera terminó y se cortó la cinta simbólica para que quede inaugurado formalmente el puente “Julio Rodolfo Salto”. El gobernador Alberto Weretilneck disfrutó de su discurso porque, como pocos, conoce la historia que atraviesa el puente. Como exintendente cipoleño aseguró que el anhelo de la conectividad comenzó con el Cipolletazo, allá por el año 1969.

Luego de varios años sin movimientos, en diciembre pasado las cuadrillas volvieron a la carga para terminar la obra que une la margen norte con la sur del río Negro, en Cipolletti. El último tramo demandó una inversión de 24.558.300 de pesos y contó con fondos de la renovación de los contratos hidrocarburíferos.

El puente de hormigón consta de 300 metros de longitud con una calzada de 8,30 metros de ancho y veredas de 1,25 metros libres a cada lado. La obra beneficiará a los habitantes de la Colonia María Elvira, a los productores y a los lugareños que hace más de 30 años viven del otro lado del río. Junto al gobernador estuvo el intendente cipoleño Aníbal Tortoriello, y una extensa lista de funcionarios provinciales y municipales de diversas ciudades rionegrinas. Participaron muchos vecinos históricos y los balseros que desde los 90 fueron el nexo entre los dos extremos del río. Hubo una mención para los cuatro, especialmente para Iván Vázquez que falleció en 2006.

“Este puente tiene que ver con lo más profundo de la historia cipoleña”, expresó el gobernador mientras que Tortoriello destacó la “decisión política” de Weretilneck de finalizar la obra. Ambos coincidieron en que el puente es el lazo para que la ciudad crezca hacia esa zona. En la margen sur hay 510.855 hectáreas que pertenecen a la ciudad. Llegan hasta el arroyo Naupa Huen, frente a Piedra del Águila y Picún Leufú. Esta superficie significa 34 veces el tamaño del ejido urbano y rural que Cipolletti ocupa en la margen norte.

“La voy a extrañar, han sido tantos años de balsero, pero estoy feliz por el puente. Estoy en la balsa desde el 95 y viví muchas cosas”,

Jorge Sandoval uno de los balseros, que ayer recibió una distinción.

“Este puente es un sueño. Cruzábamos con bote a remo y el caballo arriba. Fueron muchos años pero soy sereno, hay que tener paciencia”,

reflexionó ayer Andrés Jáuregui, histórico poblador de la Margen Sur.

Presentaron la agencia

contra las adicciones

Luego del acto de inauguración del puente, el gobernador Alberto Weretilneck presentó formalmente la Agencia para la Prevención y Asistencia de las Adicciones que tendrá su sede en Cipolletti. El acto fue en el salón comunitario del barrio Del Trabajo, donde funcionará provisoriamente. Hace dos semanas la Legislatura provincial sancionó de forma unánime la creación del organismo que funcionará bajo la supervisión directa del gobernador.

El ente gestionará la política de Estado relacionada con el problema de las adicciones: desde la prevención hasta la asistencia. Estará formado por un consejo ejecutivo que tendrá representantes del ministerio de Salud, de Desarrollo Social, de Educación, de Gobierno, de Justicia y de las organizaciones no gubernamentales que atienden la problemática.

El acto, que estuvo presidido por Weretilneck, contó con la participación de la mayoría de los intendentes rionegrinos, entre ellos el cipoleño Aníbal Tortoriello. Los mandatarios firmaron un convenio con la secretaría nacional de lucha contra las adicciones (Sedronar) por el plan nacional de Municipios en Acción.

Datos

“La voy a extrañar, han sido tantos años de balsero, pero estoy feliz por el puente. Estoy en la balsa desde el 95 y viví muchas cosas”,
“Este puente es un sueño. Cruzábamos con bote a remo y el caballo arriba. Fueron muchos años pero soy sereno, hay que tener paciencia”,

Comentarios


Cipolletti ya se vincula con sus 500.000 hectáreas en la margen sur