El Diente de Oro está abandonado y se cae a pedazos

Desde el año pasado se había considerado la posibilidad de instaurar allí un café literario y la sede del Colegio de Arquitectos provincial, pero no existe “seguridad jurídica” sobre este inmueble, y el trámite que deberá llevar adelante la Justicia puede demorar hasta dos años, es decir que habrán pasado las elecciones del año que viene.

07 sep 2018 - 19:00

El viejo almacén de ramos generales “El diente de oro” sigue en estado de abandono, y todo indica que nada cambiará al menos por unos años. Para cuando el trámite legal este en marcha habrá finalizado el mandato del actual intendente, Aníbal Tortoriello y con esto se caerán los proyectos que se habían pensado para ese espacio. Mientras tanto una parte sufrió graves daños por una obra lindante, y un sector tuvo que ser apuntalado.

El municipio anunciaba el año pasado que estaban en condiciones de firmar un convenio para cederle este valioso inmueble al Colegio de Arquitectos de la Provincia (CARN), cuya sede local funciona dentro de la galería ubicada en la esquina de Roca y Villegas. Esto fue confirmado por varias reuniones en las que participaron las autoridades del CARN y el secretario de Gobierno, Bruno Bordignon.

Este año comenzaron a avanzar en definir las condiciones del acuerdo, pero allí se blanqueó que la comuna no se encontraba en condiciones de tomar decisiones sobre ese predio.

Así lo explicó el director General de Desarrollo Territorial, Roberto Bianchi, que precisó varios inconvenientes respecto a lo que queda del viejo almacén.

“Hay una obra al lado, ellos necesitaban empezar así que se apuntaló para preservar la fachada”, mencionó. Se supo que una parte del terreno fue cedida, justamente para esta obra, pero que, al no contar con el dominio de la propiedad, la comuna no posee autorización para llevar adelante acciones.

Pese a esto se encuentra vigente un trámite para regularizar la situación con esta obra vecina que da a la calle Villegas, y de esa manera evitar que se desmorone parte de la fachada.

En relación a la situación dominial del Diente de Oro, el municipio comenzó con el proceso de prescripción adquisitiva del dominio, con el objetivo de “no esperar una sucesión”, detalló Bianchi.

Para avanzar con esto, se realizó una mensura definitiva, que está próxima a registrarse. De allí en más todo quedará en manos de la Justicia, que se sabe, tiene sus tiempos. “Más de dos años podría demorar el trámite”, estimó el funcionario que deberán transcurrir para que exista “seguridad jurídica” sobre este inmueble.

Para ese entonces los cipoleños ya habrán votado y el futuro gobierno podría cambiar de sello, dejando a la idea del café literario y la sede del CARN, que además implicaría un concurso y la posibilidad de generar empleo, en pampa y la vía.

Para agravar esta situación, también se supo que el lugar posee deudas, no solo en las recaudaciones municipales, sino también en facturas de agua. En ambos casos reporta varios años en los que no se pagó.

El recuerdo de un pasado histórico en ruinas
<b>El recuerdo de un pasado histórico en ruinas</b>
El “Diente de Oro” fue una de las primeras tiendas cipoleñas, y se ubicó en la calle por la que pasaba el ferrocarril, uno de los principales aspectos que trajo vida a esta zona. Comenzó sus laboras allá por la década de 1930
Perteneció a la familia Schuvaks, y según contaron muchos pobladores de antaño, brindaban créditos y esto les dio cierta fama y prestigio en la ciudad.
Se podía comprar ropa, muebles, sombreros y artículos del hogar. Con el crecimiento de Cipolletti esto quedó en el olvido esta histórica esquina, que reflejó la arquitectura colonial se abandonó.
La senadora Magdalena Odarda presentó en 2016 un proyecto para que el inmueble sea declarado un bien histórico enmarcado en la Ley 12.665.
Cipolletti

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.