Cleopatra, ¿fea y narigona?

Dos monedas bastaron para destruir el mito: la reina de Egipto no aparece retratada como la belleza que se suponía que era.



#

Las monedas que muestran a Cleopatra y Marco Antonio

Todo un mito. Dos monedas descubiertas el miércoles último dieron por tierra con algo que parecía una verdad: Cleopatra, la reina de Egipto, no era la belleza que imaginó Hollywood. Según esas dos monedas, tenía nariz larga y afilada, barbilla pronunciada y labios escasamente sensuales. Y Marco Antonio tampoco pudo mantener su estampa de galán porque parece que el general romano tenía ojos saltones, nariz aplastada y cuello robusto

Un par de monedas rescatadas de un archivo británico echan por tierra la imagen asumida de Cleopatra como la mujer más bella de la antigüedad, y del porte varonil de su gran admirador Marco Antonio. En el día de San Valentín, la Universidad de Newcastle upon Tyne se esforzó por desmitificar aspectos de la leyenda de la trágica pareja que ha nutrido la obra de dramaturgos, filósofos, novelistas y cineastas de todos los tiempos.

Poderosa sí fue Cleopatra, pero de belleza y de sensualidad no pudo presumir a juzgar por un perfil que se acuñó de la reina egipcia dos años antes de morir envenenada por una serpiente.

En el imaginario popular, la amante de Julio César y esposa de Marco Antonio se asimila a la belleza clásica de Elizabeth Taylor o a la hermosura de otras actrices que también la han interpretado en el cine, entre ellas, Vivien Leigh y Sofía Loren.

Marco Antonio siempre será el joven Richard Burton que conquistó el corazón de Cleopatra en la película del mismo título de Mankiewicz.

Pero el doble mito acaba de romperse.

Pascal escribió en el siglo XVII que si la nariz de Cleopatra hubiera sido más corta, la historia del mundo habría sido distinta.

En Newcastle se intenta ahora alterar la aureola que acompaña a dos mitos desde hace siglos. “La imagen popular que tenemos de Cleopatra es la de una mujer bellísima y adorada por los políticos y generales romanos. Su relación con Marco Antonio se ha romantizado. Pero las monedas confirman recientes investigaciones que sugieren que había mucho más en ella que su físico”, ha explicado Clare Pickersgill, responsable de los museos de arqueología de la Universidad en la inauguración de la exposición.

Lindsay Allason-Jones, directora de los mismos museos, agregó: ]La imagen que exhibe la moneda está muy lejos de la de Liz Taylor y Richard Burton. Los escritores romanos nos cuentan que Cleopatra era inteligente y carismática, y que tenía una voz seductora, pero llamativamente no mencionan su belleza. La imagen de Cleopatra como una bella seductora se construyó más recientemente”.

La moneda es un denario de plata datado en el 32 a.C. que habría sido emitida en la ceca de Marco Antonio. En una cara está la cabeza del general, con la inscripción Antonio Armenia devicta (que significa “De Antonio, que venció a Armenia”). Cleopatra aparece en el reverso de la moneda con la inscripción Cleopatrae Reginae regum filiorumque regum (“Reina de reyes y de los hijos de reyes”).

Según los registros históricos, Cleopatra se convirtió en reina de Egipto a los 17 años. Se dice que hablaba egipcio, griego, hebreo, sirio y arameo y latín.


Comentarios


Cleopatra, ¿fea y narigona?