Cobos y Sanz quieren “ampliar”



#

Cobistas procuran “construir” con De Narváez.

Alfonsín reniega de PRO y el PF

BUENOS AIRES (ABA).- “No seremos una nueva Unión Democrática”, despidió Miguel Bazze, titular del comité provincia de la UCR y bastonero del precandidato Ricardo Alfonsín, a dirigentes cercanos a Julio Cobos, que fueron a plantearle la necesidad de ampliar el marco de acuerdos con fuerzas como el peronismo disidente y el PRO de Mauricio Macri, como “única forma de revertir la tendencia a favor de Cristina” para las elecciones presidenciales de octubre. Las conversaciones, empero, no quedaron estancadas, porque en el radicalismo tomaron nota del “golpazo” en Catamarca y de la recuperación del kirchnerismo en Chubut. Por estas horas hay frenéticas reuniones, que contemplan la posibilidad de que no se haga la interna adelantada de la UCR del 30 de abril. A instancias de Ernesto Sanz, la definición se dilataría hasta las obligatorias y simultáneas que por ley deben realizarse el 14 de agosto. El alfonsinismo, por ahora, se mantiene en sus trece: apurar el trámite para luego, dando por descontado el triunfo del hijo del ex Presidente, sellar una alianza con el socialismo y el GEN, que podría hacerse extensiva a Elisa Carrió y Fernando “Pino” Solanas, si estos se avienen a deponer su actitud intransigente. Los cobistas, todos ellos del principal distrito del país, le reprocharon a Alfonsín: “No te podés asustar si construimos, por ejemplo, con Francisco De Narváez, en provincia, y con Mauricio Macri, en la capital federal, pues vos fuiste candidato a gobernador cuando el radicalismo estuvo encabezado por Roberto Lavagna, y detrás estaban Eduardo Duhalde y Graciela Camaño”. “Tenemos vocación de poder o nos queremos quedar con un partido del 15%”, preguntó a Bazze uno de esos cobistas, entre los que estaban Mario Meoni, Gustavo Posse, Daniel Katz y Roberto Costa. Bazze defendió los principios de su centenario partido y la adscripción a la socialdemocracia. “No podemos juntarnos solo para ser contreras, sino armar un proyecto de centroizquierda con más institucionalidad y menos prepotencia moyanista”, retrucó. “Si no juntamos masa crítica detrás de un candidato fuerte, estamos fritos. Todavía hay tiempo: hay más de un 50% en contra de este modelo. Hay que tomar conciencia de ello y demostrar voluntad política para desplazar al kirchnerismo”, le insistieron. El diálogo no se rompió.

ARNALDO PAGANETTI


Comentarios


Cobos y Sanz quieren “ampliar”