Coinciden en que la falla estuvo en uno de los motores

Precisamente ayer, los medios de prensa se habían hecho eco de fisuras aparecidas en los alerones de algunos aparatos



Los potentes motores del avión británico-francés Concorde centran la investigación del accidente ocurrido ayer al conocerse –a través de numerosos testimonios primero– que al menos un reactor del ala izquierda se incendió antes de estrellarse la nave cerca del aeropuerto Charles de Gaulle en París, lo cual “a priori” fue confirmado por los expertos.

Las declaraciones del presidente de la compañía aérea francesa, Jean Ciryl Spinetta, de que el accidente se debió a un problema de motores del avión, ha dirigido todas las miradas a la prestigiosa y emblemática firma británica Rolls-Royce, que fabrica los motores “Olympus” con los que va equipado el Concorde.

Los “Olympus” son de una elevada eficiencia en aviones militares.

“Los motores son únicos y pese a que son viejos han funcionado bien con el Concorde durante 25 años”, dijo Kieran Daly, editor de la revista de internet “Air Transport Intelligence”.

Cuando un accidente ocurre en el despegue “uno sólo puede cuestionar los motores”, añadió el experto, quien consideró que la tragedia de ayer podría significar la jubilación de todos los Concorde, aunque resaltó que “es difícil decir todavía cuál será el futuro” de los aviones.

Los investigadores de la catástrofe probablemente examinarán detenidamente las características únicas del “Olympus” y concretamente su sistema de combustión, por el que -según los expertos- se inyecta petróleo crudo al extremo de la cola del motor para que proporcione una potencia adicional en el despegue del Concorde y para ayudarle a alcanzar velocidad supersónica.

Según informaciones difundidas en el Reino Unido, un testigo presencial afirmó que creyó haber visto desprenderse uno de los motores del Concorde.

Los investigadores analizarán otros posibles factores, que van desde el estado de salud de la tripulación hasta la posibilidad de que uno o varios pájaros chocaran contra los motores.

El presidente de Air France, Jean-Cyril Spinetta, insistió igualmente en que el avión no era uno de los cuatro Concorde de su flota (de los seis con los que contaba) en los que se habían detectado micro-fisuras en las alas, una anomalía que había reconocido en primer lugar la otra compañía del mundo que explota los Concorde, British Airways. Precisamente a esta cuestión, los principales diarios europeos habían dedicado buen espacio en sus ediciones de ayer.

Las acciones de Air France cerraron con una caída del 3,5 por ciento, a 19,30 euros (unos 18,7 dólares), minutos después de la caída del Concorde.

Tras el accidente, British Airways anunció la cancelación de sus vuelos transatlánticos con Concorde de anoche y Air France ha hecho lo mismo con los suyos de hoy miércoles.

La investigación del accidente demostrará si existe alguna relación entre la caída del Concorde francés y las fisuras recientemente descubiertas. (EFE)

Las peores tragedias

Esta es la mayor catástrofe aérea en Francia desde 1974, cuando un avión de Turkish Airlines se estrelló, también en las proximidades de París, y murieron 360 personas. La tragedia del Concorde se suma a una serie de accidentes aéreos en los últimos años.

– 20 de diciembre de 1995: en Colombia, un Boeing 757 de American Airlines se estrella en la cordillera, cerca de Cali: 161 muertos.

– 17 de julio de 1996: en Estados Unidos, un Boeing 747 de la TWA, estalla en vuelo cerca de Nueva York: 230 muertos.

– 2 de setiembre de 1998: en Canadá, un aparato de Swissair cae al sur de Halifax: 229 muertos.

– 31 de octubre de 1999: en Estados Unidos, un Boeing 767 de Egyptair cae al mar frente a la coste este: 217 muertos.

Las peores tragedias de la aviación civil, son las siguientes: – 27 de marzo de 1977: chocan dos Jumbo Boeing 747 en el aeropuerto de Tenerife, Canarias, España: 583 muertos.

– 12 de agosto de 1985, un Boeing 747 de Japan Airlines cae entre Tokio y Osaka: 520 muertos.

Por otra parte, en Argentina, entre las peores tragedias se recuerdan:

-10 de octubre de 1997, un DC-9 de Austral cae en Uruguay: 77 muertos.

31 de octubre de 1999, un Boeing 737-200 de LAPA, cae apenas al despegar del Aeroparque metropolitano: 72 muertos.


Comentarios


Coinciden en que la falla estuvo en uno de los motores