76 años de la institución turística en Argentina

07 ago 2018 - 00:00

Se han cumplido 76 años de la institucionalización turística en la Argentina. Ello se efectivizó mediante el decreto 122°97/42, creando la Dirección Nacional de Turismo, publicado en el Boletín Oficial del gobierno nacional el 11 de julio de 1942.

Un incansable luchador por el reconocimiento de esta actividad fue Exequiel Bustillo, quien desde 1926 integró una comisión “Pro Parques Nacionales del Sur”, logrando la institucionalización del sistema argentino de Parques Nacionales.

Pero fue también quien propuso insistentemente que se creara una Dirección Nacional de Turismo en el país.

Esa iniciativa adquirió una gran valoración al crearse la ley francesa de “Vacaciones Pagas y Obligatorias”, proyectada como una conquista social del siglo.

A través de los años esta actividad –en la conducción nacional oficial del sector- tuvo dependencia de diversas jurisdicciones.

Recientemente el reconocido especialista turístico patagónico Antonio Torrejón, ha hecho referencia a esta circunstancia de gran valor para la mencionada actividad, manifestando que “el turismo es una multidisciplina, movilizadora e integradora transversal, de otras disciplinas y saberes que se nutren recíprocamente”.

Además dio una expresión inequívoca al decir que “somos turismo, no somos industria, no transformamos bienes, sino servicios”, agregando que “es importante saber evolucionar con esta multidisciplina del turismo que algún día se deberá dejar de utilizar el término sustentable para acompañar al de mayor claridad y aplicación de turismo, porque esto ya será habitual. Hoy lo adjetivamos como sustentable, pero esperemos que en el futuro no tengamos que hacerlo, porque si es turismo es sustentable”.

Para Miguel Acerenza -profesor, consultor y escritor, quien integro funciones en la OEA, OMT y el BID, entre otros organismos internacionales- “desde que se establecen las bases de lo que hoy conocemos como turismo moderno de mediados del siglo XIX, hasta inicios de la Primera Guerra Mundial (1914-1919) ya en pleno siglo XX, solo dos países habían incorporado el turismo a la administración pública: España, al crear en 1905 la entonces Comisión de Turismo, primer órgano específico de la administración dedicado al fomento del turismo y Francia, que crea su Oficina Nacional de Turismo, en 1910. Hasta entonces el turismo evolucionó en forma espontánea, alcanzando un considerable grado de desarrollo como consecuencia de su propia dinámica”.

Este especialista define claramente que “al incorporar el turismo a la administración pública los Estados tienen que establecer, al igual que en otros sectores, el marco legal dentro del cual se promoverá y desarrollara la actividad para que esta pueda efectivamente contribuir al desarrollo y el bienestar de la población, que es el propósito por el cual se encara su promoción”.

Y explica también que ese marco legal está delimitado por la Ley Nacional de Turismo, que es el que establece los objetivos generales de desarrollo del sector.

Con la colocación de una placa alusiva al propiciador de la creación de un organismo oficial de turismo –el Dr. Bustillo- en el edificio de la Administración Nacional de Parques, en Buenos Aires, dieron comienzo los actos recordatorios de la institucionalización de esta actividad en el sector oficial.

Para Torrejón, el actual nivel que tiene el organismo de turismo nacional argentino “con la jerarquía de Ministerio con dependencia directa de la Presidencia de la Nación, es la denominación y el lugar correcto, sin aditamentos, ya que el turismo nace y vive de disciplinas conformando el concepto de multidisciplina que sin enumerar socios arrastra una importante diversidad de factores: culturales, económicos y sociales, que tienen por encima de todo la prioridad de acelerar la inclusión e incrementar la calidad de vida de varios millones de argentinos y extranjeros”.

Si reconocemos y comprendemos que el turismo es la actividad económica más importante a nivel mundial por su participación en el producto bruto mundial y por su dinamismo, observaremos la importancia que esta actividad tiene en el desarrollo de los países, con repercusión directa en las balanzas de pagos, como asimismo de la potencialidad que el turismo tiene como generador de empleos, directos e indirectos.

El turismo contribuye a la cultura, como a otros sectores, por lo que son atendibles las permanentes recomendaciones de la Organización Mundial del Turismo, para que esta actividad forme parte de las políticas y de las decisiones como actividad específica y que se le reconozca a los organismos oficiales a cargo de la política turística el lugar que les corresponde en la jerarquía administrativa e institucional de los gobiernos.

(*) Licenciada y experto en Turismo.

Un incansable luchador por esta actividad fue Exequiel Bustillo, quien en 1926 institucionalizó del sistema argentino de Parques Nacionales y propuso una Dirección Nacional de Turismo.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.