Panorama nacional

La Argentina en el purgatorio

16 sep 2018 - 00:00

Como ya ha ocurrido en el pasado, el ajuste se encuentra en el momento de su desafío social. Hemos asistido en estos días a las primeras reacciones en la calle, que prometen un crescendo. Tenemos a la vista las consecuencias: devaluación, suba de precios, caída del poder de compra del salario, recesión. A nadie debería sorprender: suelen ser los resultados inmediatos de un plan de estabilización económica. Lo curioso es que todo esto está ocurriendo en ausencia del plan y de la estabilidad.

La Argentina ingresó en una especie de purgatorio a la espera de que el directorio del Fondo Monetario apruebe el nuevo pedido de asistencia de la Argentina. El gobierno incumplió las metas de la primera revisión del acuerdo alcanzado en junio y pidió un adelanto de los desembolsos previstos para el 2019 y 2020 a cambio de acelerar el ritmo de reducción del déficit fiscal. El incumplimiento o el pedido del gobierno (o ambos) trabaron el envío de 3.000 millones de dólares que debían ser liberados este lunes por el organismo. Una delegación del Fondo llegó el miércoles de manera imprevista para evaluar la situación. No es seguro cuándo podría pronunciarse el directorio del FMI, pero se presume que será en la última semana del mes, con el presidente Macri en Nueva York para la Asamblea General de la ONU. A tres meses del primer acuerdo, no hay menos incertidumbre económica, sino más. Un limbo en el que el riesgo país baja pero el dólar anota cinco ruedas consecutivas en alza, nafta para la inflación.

En este desconcierto cuesta establecer cuáles son hoy para el gobierno las prioridades. Ese ha sido un problema original en el macrismo que se tradujo en la economía. Dujovne asumió en diciembre de 2016 con tres objetivos de la etapa del gradualismo: reducir el déficit, bajar los impuestos y subir el gasto en infraestructura, así dijo. Todos parecían anularse. Ahora el Ministerio de Seguridad le reprochó a la Ciudad de Buenos Aires no haber garantizado el funcionamiento del Metrobús en la avenida 9 de Julio durante la jornada de protesta del miércoles, acaso la más multitudinaria de la era Macri. Esta vez podrían neutralizarse los objetivos de acentuar el ajuste y aplicar con rigor el protocolo antipiquetes, aunque esto último fuera lo deseable. No hay una respuesta fácil a este dilema.

El gobierno de la Ciudad y las organizaciones sociales coincidieron en que la situación los desbordó. El mismo día en que el gobierno liberó un refuerzo de
$ 1.200 para las asignaciones por hijo (será otros 1.500 en diciembre) y María Eugenia Vidal reforzó la ayuda social y los envíos a los comedores escolares, los movimientos piqueteros confluyeron en el centro de la Ciudad con una movilización de los trabajadores estatales nacionales y partidos de izquierda. Fueron siete horas de manifestación, pacífica. Los organizadores dicen que todo lo anunciado por el gobierno es insuficiente, que hay que duplicar los recursos destinados a la asistencia alimentaria y llamar al diálogo. Advierten: peligra la paz social en la Argentina. El secuestro y tortura de una maestra bonaerense agrega más oscuridad.

Macri avanzó un casillero con la foto con los gobernadores. Coincidieron en impulsar un presupuesto que muestre equilibrio en las cuentas públicas. Una señal en favor de la gobernabilidad. Plantea dudas sin embargo una movida en el Congreso para rechazar el decreto que elimina el fondo sojero que abastecía a provincias y municipios.

La oposición peronista se está moviendo. Intendentes de los distritos más poblados del conurbano bonaerense declararon la emergencia alimentaria. Un grupo de ellos se reunió con el diputado Máximo Kirchner. En nombre del PJ, Guillermo Moreno le envió una carta a Christine Lagarde para bloquear los adelantos de Fondo. Esta semana se espera un encuentro entre Miguel Pichetto, Sergio Massa, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey. Dicen que pondrán en marcha el dispositivo del peronismo federal. Discretamente, comienza la campaña electoral.

Los movimientos sociales dicen que todo lo anunciado es insuficiente y que hay que duplicar los recursos destinados a la asistencia. Advierten: peligra la paz social.
Plantea dudas sin embargo una movida en el Congreso para rechazar el decreto que elimina en fondo sojero que abastecía a las provincias y a los municipios.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección