Panorama de Neuquén

La incomodidad de los políticos

12 ago 2018 - 00:00

Un tema que hasta hace solo algunos meses parecía ser parte casi exclusiva de la agenda de los movimientos feministas, la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), trascendió con tanta fuerza que impactó en los partidos políticos, que buscaron estrategias para acomodarse a un debate que les resultó al menos, incómodo.

Hubo silencios cuestionables. Silencios que tarde o temprano deberán dejar de serlo, por decisión de las estructuras partidarias o por imposición de una comunidad que, como la neuquina, es activa en el reclamo de sus derechos.

El MPN, con cierta fidelidad a su estilo de mantener una posición “intermedia”, o en algunos casos “prescindente” en los temas nacionales, jugó sus cartas.

El gobernador Omar Gutiérrez habló la semana pasada de “construir un espacio de participación ciudadana” cuando el debate ya había calado en la sociedad neuquina. El vicegobernador optó directamente por eludir la consulta que hizo “Río Negro” a los políticos de la región. Es cierto que cualquiera de las respuestas podría implicar un costo político . Pero también el silencio.

Más allá de lo que finalmente votaron, los representantes legislativos del MPN se mostraron esquivos al debate. Quizá la más clara en su posición fue la diputada nacional Alma “Chani” Sapag que desde un primer momento anunció su voto negativo a la ley. Argumentó su posición en que “las dos vidas importan y deben ser protegidas”.

El senador Guillermo Pereyra votó a favor, tras haber presentado un polémico proyecto de adopción. “La vida es un don de Dios que, por su carácter sagrado, debe ser respetada. Desde la formación de la primera de sus células, la vida humana debe ser tratada con el respeto incondicional que se le debe a toda criatura de nuestra especie”, había argumentado en la iniciativa que envió al Senado a fines de junio.

Cuándo y por qué se convenció de que su voto sería favorable a la interrupción legal del embarazo es una respuesta que solo él puede dar. Convencido o no, detectó que es una demanda que trascendió a los movimientos feministas y atravesó con fuerza a las nuevas generaciones.

La senadora Lucila Crexell mantuvo silencio. Pocas horas antes del tratamiento de la ley en el Senado adelantó que iba a presentar su propio proyecto. La medida pareció extemporánea. El debate estaba avanzado a esa altura. Dos meses habían pasado desde la media sanción.

A último momento aseguró que “votar por el no” era desconocer “que hay una fuerte demanda social que puja por ampliar sus derechos” y significaba “seguir legislando a partir de la religión”. Sin embargo, se abstuvo con el argumento de que la ley en debate venía con “vicios o fallos” que harían difícil su implementación. Quedó a medio camino.

El intendente Horacio Quiroga, de Cambiemos, no tuvo medias tintas y se manifestó en contra de la IVE. También el expresidente del Concejo Deliberante y actual diputado nacional, David Schlereth quien además es una de las caras visibles de la campaña “salvemos las dos vidas”. El diputado nacional Leandro López, lo hizo por el sí.

El viernes, una charla organizada por el colegio de la Asociación Mutualista Evangélica de Neuquén (AMEN) en la que se invitó a Agustín Laje y Nicolás Márquez, de la fundación Libre, originó un repudio por parte de los estudiantes de la escuela secundaria. Fue por una serie de conceptos homofóbicos y degradantes hacia el movimiento feminista.

“Subestimar la postura de un ciudadano es autoritario, es intolerante, no es democrático descalificar el pensamiento o la conducta”, dijo Schlereth durante su exposición en Diputados cuando obtuvo media sanción la ley de aborto legal.

Autoritaria e intolerante fue también la presentación de Laje y Márquez, el viernes, frente a los estudiantes. Una provocación innecesaria de los disertantes y de quienes los invitaron.

El debate por el aborto legal no terminó y los partidos no podrán mantener el silencio.

En junio la Legislatura neuquina se manifestó, por amplia mayoría, a favor del aborto. El tema expuso diferencias que hay entre los bloques.
Los partidos políticos y sus dirigentes no podrán mantener el silencio porque así lo reclama la sociedad que sigue el tema tras el rechazo del Senado.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección