Los clubes sociales y una lucha desigual

15 sep 2018 - 00:00

La reciente publicación de nuevos planes de pago para deudas fiscales, donde no se diferencian las sociedades con fines de lucro de las asociaciones civiles sin fines de lucro, ni diferencian las grandes entidades de otras, lleva a la necesidad de transmitir la desigualdad existente en la norma que establece el cumplimiento de las obligaciones fiscales nacionales.

En el 2003, durante la transición de Eduardo Duhalde al frente del Ejecutivo, se creó una norma cuyo objetivo era otorgar facilidades fiscales a los clubes deportivos.

Esta propuesta marginaba a los clubes no afiliados directamente a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) entre los que se encuentran Cipolletti, Deportivo Roca, Sol de Mayo, Independiente de Neuquén, Sapere, Fernández Oro, Atlético Regina y Cruz del Sur.

La normativa, que aún persiste, sancionada bajo el decreto 1212/2003, estableció un “régimen de percepción y retención para el ingreso de los aportes personales y contribuciones patronales correspondientes a los jugadores de fútbol, miembros de los cuerpos médicos, técnicos y auxiliares que atiendan a los planteles que practiquen fútbol profesional en cualquier categoría y demás personal dependiente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y de los clubes que intervengan en los torneos organizados por dicha asociación en las divisiones Primera A, Nacional B y Primera B. Clarito, por fuera de estas divisiones “Siamo fuori”.

Las asociaciones civiles sin fines de lucro, tales como las entidades afiliadas en forma indirecta a la AFA que involucran a los clubes de nuestra región, han contribuido al proceso formativo del ciudadano, han puesto a disposición de sus asociados mucho más que los elementos específicos de una entidad deportiva, aportando un complemento indispensable para la educación formal.

Por esta causa es necesario que el Estado Nacional, tomando en cuenta la función complementaria que las entidades cumplen en el proceso formativo mencionado, preserve e incentive su funcionamiento institucional y legisle con igualdad para todas las entidades.

El especialista en derecho laboral y deportivo, el español Alex Malo Ortigosa, reflexionó en uno de sus recientes artículos sobre la falta de realismo de la legislación actual al aplicarla a los citados clubes o asociaciones deportivas.

Deporte de base

En efecto, ¿cómo es posible que el deporte de base que se fundamenta principalmente en clubes o asociaciones deportivas que carecen, la mayoría de ellos, de medios tanto humanos como materiales para cumplir con la actual normativa no tengan una legislación específica adaptada a la realidad del deporte local o bien no se les proporcione y dote de los medios y la información necesarios para cumplir sus obligaciones tanto laborales como fiscales?

Admitido que son las asociaciones y los clubes deportivos quienes sostienen el deporte de base, lo que no podemos es mirar para otro lado y olvidarnos de los problemas que supone dirigir y mantener un club regional como cualquiera de los que se encuentran en nuestra Norpatagonia.

No nos engañemos ni como padres ni como socios, ni engañemos a los presidentes, directivos de los clubes, asociaciones deportivas y a todos aquellos que día a día luchan por mantener un club y, por qué no decirlo, por ofrecer una formación no sólo deportiva sino también social a nuestros hijos e hijas, pues han de saber que la actual legislación tanto fiscal como laboral no los contempla ni los trata con el mismo criterio altruista que ellos aplican en su cometido y que es la base del asociacionismo deportivo.

Cuando se habla de clubes deportivos quizás algunos piensen en los grandes que emplean profesionales y que mueven millones de dólares, pero estos no son más que la punta de una pirámide que es sostenida por miles de personas que con su esfuerzo diario están facilitando la práctica del otro deporte, de base, el que acompaña a nuestros hijos cuando terminan la escuela, el de entretenimiento, de hobby; para desconectarse del trabajo o los estudios, el que genera amistades, el que abre la ruta para llevar una vida sana... y este deporte tan olvidado como castigado a nivel legislativo no mueve dinero sino sólo personas y pasiones.

Se dan con frecuencia problemas fiscales o laborales en los pequeños clubes. Es más bien porque la administración mira para otro lado o por propio desinterés. Desconocen que los presidentes y directivos pueden llegar a tener responsabilidades derivadas de su gestión, y ello aun cuando no exista ápice de mala fe, tan sólo por no haber hecho las cosas de acuerdo con la legislación actual. Clubes sin más ánimo de lucro que la práctica del deporte amateur, que es el que facilita la práctica deportiva y de base de nuestro país y permite que cada día y semana cientos de deportistas jóvenes y no tan jóvenes practiquen su deporte favorito.

Con los antecedentes de nuestro país hermano Uruguay, que con la promulgación de la ley 18833 promueve las actividades destinadas a la formación deportiva, especialmente infantil y juvenil, estamos impulsando dos proyectos de ley claves para el desarrollo de nuestros clubes.

La primera es la ley de esponsorización del deporte, que permitirá desgravar ciertos impuestos sobre aquellos fondos que son destinados a la inversión social de un club.

La segunda, una ley que declare en emergencia económica, financiera y social por el término de 365 días a las asociaciones civiles sin fines de lucro que desarrollen actividades para el deporte, que no estén directamente afiliadas a AFA, ni contempladas en el decreto 1212/2003, que practiquen deporte amateur en todo el territorio argentino; y faculte al Poder Ejecutivo nacional a instrumentar regímenes especiales de prórroga para el pago de las obligaciones impositivas y de la seguridad social por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Dos leyes esenciales que permitirán a los clubes de la región proyectarse en el tiempo con el rol social que hoy cumplen en sus localidades.

*Presidente del Club Cipolletti, Río Negro

Los nuevos planes de pago para deudas fiscales no hacen diferencias entre sociedades comerciales y asociaciones civiles sin fines de lucro, agravando la crisis.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección