Parte del Río Negro anexada al Neuquén

por HECTOR PEREZ MORANDO

31 may 2006 - 00:00

Especial para "Río Negro"

El doctor Isidoro Ruiz Moreno comandaba la Dirección General de Territorios Nacionales dependiente de dicho ministerio, prestigioso funcionario que tenía amplio dominio de la vida territoriana no provincial y lo prueban distintos documentos que asiduamente consultamos. Fue precisamente en su área oficial que nació la iniciativa formalizada mediante decreto que firmó el presidente de la Nación Victorino de la Plaza –completando el período presidencial por fallecimiento de Roque Sáenz Peña– con su ministro Miguel S. Ortiz, 29 de abril de 1916, por el cual dispuso: "Artículo 1º -Los departamentos de General Roca y El Cuy, del Territorio Nacional del Río Negro, pasarán a depender del Neuquén, a cuyo territorio serán anexados en su forma actual y con los límites conferidos por el decreto de octubre 20 de 1915 (División departamental de los territorios nacionales), salvo las modificaciones que pueda introducir en esa disposición el Honorable Congreso, a quien se dará cuenta de la medida en su próximo período parlamentario".

Los considerandos del documento exponían varias razones para la decisión, entre ellas que la población de ambos departamentos "se encuentran, por su alejamiento de la capital del territorio, en situación cada vez más inconveniente" y también "haciendo que los productos de los departamentos General Roca y El Cuy hallen salida directa a Bahía Blanca y la Capital Federal sin vinculación con la capital del territorio" (Viedma), haciéndose notar igualmente los problemas económicos que la gran distancia representaba para el traslado de presos, gendarmes y empleados y que el cambio no necesitaba de nuevos cargos administrativos o judiciales, pues el personal –incluido el policial– pasaba "a depender de la gobernación del Neuquén".

Como por decreto no se podía modificar la ley 1.532 de 1884, que dio nacimiento a varios territorios nacionales, entre ellos Río Negro y Neuquén, fijándosele límites, el Poder Ejecutivo Nacional buscó –por medio del máximo instrumento legal– ratificar dicho decreto y para ello envió al Congreso Nacional un proyecto de ley (2 de junio de 1916) con similares motivos para concretar la referida anexión, más otros argumentos, por ejemplo: "En primer término, la anexión se imponía por razones geográficas, pues los departamentos General Roca y El Cuy presentan los mismos caracteres que los de la zona este del Neuquén". También, el presidente De la Plaza aducía razones de tipo productivo y económico y que caminos y comunicaciones convergían hacia el Neuquén y "El Cuy es tributario del Neuquén no sólo por su sistema de vialidad, sino por la línea de automóviles oficiales que, yendo de Neuquén a Bariloche, lo cruza de norte a sud, a la derecha del río Limay", además todo el movimiento económico de ambos departamentos se manejaba por medio del Banco de la Nación Argentina sucursal Neuquén y no la de Viedma. Tenía razón en esos aspectos porque el camino de Neuquén a Bariloche hasta Esquel se hacía cruzando con la balsa de Senillosa (río Limay) y el camino se desarrollaba la mayor parte por territorio rionegrino. En cuanto al Banco Nación no necesitaba mayores comentarios.

El proyecto de ley pasó a la Comisión de Negocios Constitucionales y nunca se trató. Presuroso, Ruiz Moreno envió telegrama el 1º de mayo siguiente al gobernador rionegrino (interino), en el que le comunicó: "Por decreto de la fecha, el PE ha resuelto anexar a la Gobernación del Neuquén los departamentos de General Roca y El Cuy". Error: el decreto era del 29 de abril y motivó el expediente Nº 2.072, letra D, año 1916 y pocos días después, el 6 de mayo, Ruiz Moreno indicó por nota "Al señor gobernador del Río Negro" (sin nombrarlo) impartir las órdenes del caso, para que sean entregadas a la referida Gobernación (Neuquén) bajo prolijo inventario todas las existencias de las comisarías, etc. de aquellas localidades, como también notificar al personal superior y subalterno de policía, que en lo sucesivo dependerán del territorio mencionado".

Las consecuencias de la anexión fueron variadas y hasta risueñas, en algunos casos, nacidos en Río Negro pasaban a ser de cuna neuquina. El gobernador del Río Negro encomendó al jefe de Policía J. C. Pérez Colman "hacer entrega a la Gobernación del Neuquén de los distritos con que ha sido favorecida, así como de los bienes del Estado y personal administrativo que ahí presta sus servicios". Y allá fueron los comisarios Juan Malagrava, de Allen; Hipólito Mirat, de General Roca, Fermín R. Cuestas, de El Cuy y de Cipolletti, Alfredo García Ponte. Más "un total de 65 individuos de tropa". Pero se presentó un gran problema: la administración de justicia no estuvo de acuerdo con la anexión. Los jueces letrados de Viedma y Neuquén se opusieron, porque eran cargos nacionales y "cada uno de esos magistrados permanece fiel a las disposiciones legales y el decreto del Poder Ejecutivo, como si no existiera para ellos... Los jueces letrados, verdaderos intérpretes del principio constitucional", opinó el periódico "La Nueva Era" de Carmen de Patagones-Viedma y el "Río Negro" en editorial del 11/5/1916, "sin preconizar el desmembramiento territorial, aconsejábamos medidas de gobierno que subsanaran tan perjudiciales deficiencias". Por su parte, la Cámara de Apelaciones de La Plata –jurisdicción de aquellos juzgados letrados– falló a favor de ambos magistrados patagónicos.

Pasaron dos años. Algunos autores citan un decreto del presidente Yrigoyen del 20 de mayo de 1918, que todavía no hemos hallado y no se publicó en el Boletín Oficial, pero en nota del 22 del mismo mes, Alfredo Espeche de "Contabilidad", Ministerio del Interior, comunicó "al señor gobernador del Territorio Nacional del Río Negro que le adjuntaba copia legalizada del decreto dictado por el Poder Ejecutivo, con fecha 20 del corriente, relativo a la anexión de los Departamentos 'General Roca' y 'El Cuy' de esa gobernación... Como dicha anexión no ha tenido sanción del H. Congreso, queda de hecho sin efecto". "En consecuencia V. S. deberá ponerse de acuerdo con el señor gobernador del Neuquén a fin de recibir el personal y demás efectos que fueron entregados por esa gobernación en la oportunidad". Y con otros interesantes pormenores, que sería largo detallar, terminó el frustrado proyecto de "achicar" el territorio del Río Negro. Hace noventa años.

Bibliografía principal: Diarios sesiones Congreso de la Nación. Laría, S. C. Evolución, 1965. Vapnarsky, C. Pueblos, 1983. Periódico "La Nueva Era", Patagones-Viedma, 1916-1918. Archivos diario "Río Negro" e Históricos Provincia del Río Negro y Carmen de Patagones. Oreja, P. F. Leyendas, 1974. Pérez Morando, H. Región y Regionalización, 2002. Entraigas, R. Río Negro, 1970 y otros.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.