Un periodista, el primer gobernador neuquino

24 jun 2015 - 00:00

El primer gobernador de la provincia, Ángel Edelman, no fue abogado ni doctor en Letras: fue periodista.

Nació en Villaguay, Entre Ríos, el 1 de abril de 1896 y falleció en Neuquén capital el 13 de junio de 1967. Hijo de José Edelman (13/4/1870- 26/8/1926) y de María Esther Schapiro (1881-9/1905), se radicó en Neuquén junto a su familia en 1904.

Realizó sus estudios en el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. Se inició en el periodismo en 1908 colaborando en el diario “Neuquén”, fundado por su padre y el señor Abel Chaneton.

En 1909 escribió la novela “La codicia”, cuando contaba con apenas 13 años. Fundó, el 7 de marzo de 1931, el semanario “La Cordillera”, que dirigió hasta el 12 de marzo de 1948, fecha en la que se retiró para convertirse en el primer periodista jubilado de la Patagonia.

Anteriormente había fundado y dirigido la Guía Comercial Edelman (años 1924 y 1925) y la Guía de Turismo Edelman, de 1931.

En 1951 editó en colaboración con su hermano Samuel “Gobiernos del futuro” y en 1954 su obra cumbre, “Recuerdos territorianos. Los primeros años de Neuquén capital”. El libro fue premiado por la Comisión del Cincuentenario de Neuquén en 1954 y posteriormente con el primer premio de la zona patagónica por la Comisión Nacional de Cultura en 1957.

Se trata de una obra emblemática de la literatura histórica local y una de las más consultadas a la hora de conocer cómo era la vida cotidiana y política de la Confluencia en sus primeros años de vida.

En su vida pública fue jefe de Marcas de la Gobernación de Neuquén (1912/1913), juez de Paz en Chos Malal (1918/1920) y hasta comisario inspector de Policía (1921/1930). También concejal en la Municipalidad de Neuquén (1952/1955). En 1957 presidió la Honorable Convención Constituyente que dictó la Constitución de la Provincia del Neuquén sobre la base de un anteproyecto suyo.

Como candidato de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), resultó triunfante en los comicios provinciales y el 1 de mayo de 1958 se convirtió en el primer gobernador constitucional de la provincia del Neuquén. Retuvo el cargo hasta el 5 de abril de 1959, fecha en que un ataque de presión le produjo una hemiplejia que lo alejó de la función pública. Al no poder recuperarse plenamente, por consejo médico, se vio obligado a presentar la renuncia en marzo de 1961.

Su biografía en Wikipedia afirma erróneamente que fue abogado, un furcio que muchos cometían en su época por su distinguida labor intelectual. Como anécdota que demuestra su humildad, estando en su despacho de gobernador ingresó un profesional y lo saludo como “doctor”. Rápidamente Edelman lo corrigió: “No tengo títulos, pero si desea jerarquizarme dígame periodista”.

Actuó en otras líneas ciudadanas como la Cooperativa de Luz de Neuquén (CALF), de la que fue vicepresidente de 1946 a 1958. Fue fundador y el primer presidente de la Asociación Comercial, Industrial de la Producción y Afines de Neuquén (Acipan) en los años 1945-1950 y vicepresidente de la filial cultural de la Casa Neuqueniana, además de miembro de la Junta de Estudios Históricos del Neuquén, desde 1953.

También actuó en la docencia como profesor de Educación Democrática en la Escuela Industrial de la Nación (luego Técnica Nº 1) en el período 1956/1958 y conferencista invitado por la Universidad del Sur, de Bahía Blanca, en temas sobre el Neuquén antiguo y el actual (1957).

Ángel Edelman

Hijo del primer gobernador constitucional neuquino

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.