Una propuesta para salir de la estanflación

El cambio de ciclo político que se dará en la Argentina a partir del 2015 generará expectativas positivas al poner racionalidad, reglas de juego claras e incentivos, pero sobre todo inspirará la confianza necesaria para la llegada al país de inversiones de riesgo tanto extranjeras -que hoy van al resto de los países de la región- como del mismo capital nacional, las cuales aumentarán la producción y la productividad del país.

30 oct 2014 - 00:00

A su vez, al arreglar con los holdouts -o con quienes compren esa deuda- saldremos del default y se logrará así tomar crédito internacional a largo plazo y a tasas blandas, porque bajará la prima del riesgo país.

Simultáneamente, se debería tomar en forma coordinada una serie de medidas a los efectos de instrumentar una política de metas de inflación de distinta índole.

Fiscal

• Baja sustancial del déficit fiscal, achicando el gasto público corriente (más del 45% del PBI), reduciendo los subsidios energéticos y el manejo discrecional de fondos y congelando el ingreso de personal en el Estado nacional y en las empresas estatizadas.

• Reducción de la presión tributaria al bajar las retenciones a las exportaciones regionales, al trigo, el maíz y la soja -para esta última la baja será progresiva- y quitar el impuesto a las Ganancias para los sueldos inferiores a 20.000 pesos.

Monetaria

• No emitir más pesos que el equivalente a lo que crece la economía real del país, ya que la emisión descontrolada es la principal causa de la inflación.

• Recuperar la independencia del Banco Central, con una meta en el volumen de reservas no inferior a los 30.000 millones de dólares. Así tendrá las espaldas suficientes para enfrentar cualquier situación especulativa.

Cambiaria

• Devaluación de la moneda (1 dólar= 12 pesos) para volver a tener competitividad externa, más aún sabiendo que Brasil devaluará después de las elecciones y dada la baja generalizada de los precios internacionales de los productos primarios, siendo éstos la principal fuente genuina de ingresos de divisas al país.

• Desarmar el cepo cambiario; automáticamente desaparecerán el dólar blue y el dólar bolsa o contado con liqui.

• Abrir la economía al resto del mundo, incrementando el intercambio tanto de exportaciones como de importaciones, manteniendo el superávit comercial, para lo cual habrá que revisar la cantidad de regulaciones existentes.

Política

• Lograr un acuerdo nacional, un proyecto común, entre los representantes de los partidos políticos, buscando acordar en temas centrales: fortalecimiento institucional, política fiscal, estabilidad de la moneda, plan de infraestructura, energía, educación, defensa del federalismo y desarrollo de las economías regionales, inclusión social e integración al mundo como punto de partida para salir de la crisis en la que estamos inmersos.

Con este paquete de medidas se puede pensar que se reducirá el desempleo y que demandará unos tres años reducir la inflación a los niveles internacionales, aunque si se logra la tan ansiada entrada de divisas la inflación caería por lo menos a la mitad al bajar las expectativas devaluatorias a futuro.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.