Una reforma contraria al federalismo y las pymes

02 ago 2018 - 00:00

Reiteramos nuestro acompañamiento a la filosofía enunciada de producir una reforma tributaria que baje la presión fiscal y disminuya el déficit, reduzca la inflación, controle la evasión y nos haga avanzar hacia el desarrollo.

Creemos que existen en la reforma proyectada, y aprobada, algunos aspectos que son contrarios en sus resultados, según nuestro punto de vista, a los objetivos planteados. Analizaremos a continuación uno de ellos, fundamental componente del denominado costo argentino, afectando la competitividad de nuestra economía, el tema de las contribuciones patronales.

Los factores básicos de la reforma, en este aspecto, son los de la eliminación del decreto 814/2001 y modificación de la imposición a las pymes y las grandes empresas y la incorporación del denominado mínimo no imponible para contribuciones patronales, que producen efectos de signo contrario en el impacto global sobre los empleadores del sector privado, lo que muestra la reducción total de “costos laborales” por provincia en el período 2018-2022, cuyas principales conclusiones son:

1) En el período se produce una baja del costo laboral de $ 225.300 millones, que representa un 0,3 del PBI en cinco años.

2) En la composición de ese monto total observamos que:

a) Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires absorben, con $ 161.700 millones, el 71,78%, valor que excede significativamente su participación en el PBI.

b) Las provincias integrantes de la región patagónica (excluida La Pampa que no tiene las mismas características económicas ni geográficas, a los fines de este análisis) incrementan su aporte en
$ 11.271 millones.

c) Se advierten distorsiones en las restantes regiones.

3) Es evidente que la consecuencia de estas medidas van en claro detrimento de las economías regionales y de las que tienen en su composición de la estructura empresaria un predominio de las empresas pymes.

Así es que se acentúan las asimetrías regionales existentes, los problemas de las economías regionales, la pérdida de competitividad de las pymes y las consecuencias de todo ello, las cuales son:

• Acentuar los niveles de concentración de la economía argentina, de por sí problemáticos.

• Afectar la competitividad de los sectores y regiones menos concentradas.

• Castigar a las economías regionales, que por una serie de razones sería largo enumerar, y, fundamentalmente, carencia de capital social y de recursos humanos formados para el nuevo mundo del trabajo. Se generarán así procesos de expulsión de mano de obra y caída de actividad en sectores que han sido importante fuente de riquezas en el pasado y/o que cuentan con fuerte potencialidad.

Fortalecer los aspectos unitarios del régimen político argentino, que es sólo en una pequeña parte federal.

Incrementar el poblamiento en los centros urbanos con sus consecuentes derivaciones en problemas sociales de magnitud.

Efecto sobre las pymes

Es evidente que existe un notorio dispar tratamiento a este sector de la economía, que es un factor fundamental en el empleo, en el valor agregado al PBI y en la innovación.

Estamos convencidos de que no existe un adecuado funcionamiento de una economía sin un profundo equilibrio entre las distintas dimensiones de las unidades económicas y la libertad de competencia.

Se evidencia que, en la mayoría de los casos, la implementación de la reforma es positiva desde el punto de vista global (abonarán menos contribuciones), con excepción de las pymes ubicadas en las provincias de Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, que incrementarán sus contribuciones en un 11, 29, 59 y 50%, respectivamente.

Es importante destacar que el mayor beneficio, en el total, corresponde a las grandes empresas, que obtendrán reducciones del orden del 53%; mientras que en las pymes rondan el 33%.

Conclusiones

De la sola lectura de las cifras resultantes se advierte un efecto, desde nuestro punto de vista, severamente distorsivo, que afecta al sector pyme de la economía contradiciendo todas las enunciaciones políticas y la gestión de la Secretaría Pyme, la legislación específica sancionada y la, para nosotros y prácticamente todo el mundo capitalista, presencia necesaria e imprescindible del sector pyme de la economía.

La democratización de la economía, la libertad de competencia, la competitividad, el empleo, las economías regionales dependen de que seamos capaces de equilibrar las oportunidades del desarrollo empresario y construir una adecuada trama empresaria.

No se pueden ignorar los motivos que llevan a todas las economías mundiales (de mercados de libre competencia) a diferenciar la carga fiscal, simplificar los trámites administrativos, a disminuir el costo financiero o generar modelos y mecanismos alternativos al bancario, a proporcionarles capacitación, a promover el emprendedurismo, etc., que procuran equilibrar la competitividad en el mercado interno y externo y el crecimiento y fortalecimiento de las pymes.

Ello tiene una trascendencia esencial en el desarrollo de una economía sustentable e inclusiva, con un sentido federal amplio y un potencial de empleo y utilización de recursos humanos que hacen al éxito o al fracaso del famoso “crecimiento con inclusión”.

Esta “reforma” incrementa el aporte de las pymes de manera relativa, baja las contribuciones de la gran empresa, afecta en forma desequilibrada a las economías regionales en beneficio del Gran Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires. Confiamos en que será modificada.

*Titular de Phielipp, Padin & Asociados, estudio de Ciencias Económicas

En las contribuciones patronales, incrementa al aporte de pequeñas empresas y baja el de las grandes, al tiempo que beneficia a la zona metropolitana en desmedro del interior.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección