Coma agranda su leyenda

El catalán logró el pentacampeonato en motos y estiró la supremacía de KTM. Igual, no la tuvo tan sencilla.

Marc Coma desde los ocho años que anda en moto. Tres décadas después se convirtió en una leyenda al conquistar por quinta vez el Dakar, la prueba más dura del mundo. El pentacampeonato lo logró ayer en el regreso a Buenos Aires, después de una exigencia muy grande, hasta que su compatriota Joan Barreda Bort tuvo problemas y le dejó el camino limpio. Coma estuvo a la expectativa en la parte inicial de la prueba, dura como pocas veces antes. Desde que el Dakar desembarcó en suelo argentino, y con mucha tranquilidad esperó su oportunidad para hacer la diferencia. En la edición 2014 ganó sólo dos etapas y en la que finalizó ayer apenas una, pero fue en el quinto parcial, en un momento en que la prueba lo tenía con su KTM en una dura batalla con la Honda de Barreda Bort. Llegó a 18 triunfos en una docena de participaciones. Coma hizo más grande aún su historia en el Dakar, porque con cinco títulos alcanzó el récord del francés Cyril Despress, y quedó a uno del también galo Stéphane Peterhansel, nada menos. Campeón de Europa y del mundo en enduro, en 2002 participó por primera vez en el Dakar. No contó con una moto de punta, pero cumplió con dignidad. Fue sexto en una etapa, antes de abandonar. Quedó cautivado con la travesía, sin saber que con el paso de los años se convertiría en uno de los referentes en motos. Después del título 2014, volvió con el objetivo de prolongar el dominio de KTM y cumplió, si bien esta vez tuvo que sacar a relucir todo su talento, porque el triunfo no fue tan cómodo como lo demostraron las diferencias en la general. Hay incógnitas acerca del futuro de Coma en el Dakar y en las pruebas de rally raid, porque si bien aseguró que disfruta mucho arriba de una moto, aseguró que por ahora quiere disfrutar y no hablar de cómo seguirá su campaña. Por un lado, si bien los jóvenes pilotos vienen acelerando cada vez más fuerte, por caso Barreda Bort o el australiano Toby Price, lograr una marca histórica de seis títulos, como la que tiene vigente Peterhansel, podría ser una gran motivación para el Rey del Dakar y estrella de KTM. Claro, que también puede ser muy cautivamente el desafío de poder subirse a un auto y acelerar como lo hace con la moto. Lo cierto es que en un Dakar que se le complicó al principio esperó su oportunidad y ganó.


Comentarios


Coma agranda su leyenda