Comenzó la necropsia de la ballena que varó

Resultó ser un ejemplar hembra juvenil de la variedad "sei". Científicos extrajeron piel y grasa y hoy le abrirán el abdomen.



SAN ANTONIO OESTE (ASA) - El ejemplar de ballena que el lunes de la semana pasada fue avistado en el Puerto SAE y el domingo reapareció en el muelle de SAO, en el que finalmente falleció, fue sometido ayer a la primera etapa de una necropsia efectuada por los biólogos del Instituto de Biología Marina y Pesquera "Almirante Storni" (IBMPAS).

El procedimiento, que se realizará en dos fases, servirá para determinar las causas del deceso del cetáceo, y recabar un valioso material científico para el estudio de una especie que no es demasiado usual en la zona.

Aunque por las primeras fotografías que se obtuvieron de la ballena se mencionó que podría tratarse de una variedad conocida como "minke", el equipo de biólogos encabezados por Raúl González coincidió ayer en presumir que se trataría de un ejemplar llamado "sei".

"Las características externas del cetáceo, como su coloración, su forma alargada y sus surcos ventrales, que se extienden desde la cabeza hasta la panza, así como también la presencia de una aleta dorsal prominente y bien falcada o ´doblada´ nos llevan a pensar que se trata de una hembra juvenil de esa especie, ya que esta ballena tiene sólo diez metros de largo y los adultos ´sei´ llegan a medir 20" explicó Guillermo Svensen, biólogo del departamento de Pesquerías y mamíferos marinos del Instituto.

"En un momento se pensó que podía ser una ´minke´ ya que en realidad tanto éstas como las ´sei´ aunque suelen aparecer en la región se desenvuelven en las aguas de "plataforma", es decir, se internan en mar abierto, por eso es muy difícil visualizarlas desde la costa, y lo inusual es verlas a tan escasos metros de tierra" manifestó María Alejandra Romero, otra de las profesionales de la institución.

Este dato hace que los científicos estén prácticamente seguros de que el ejemplar fallecido es el mismo que pudo verse a principios de la semana pasada en el Puerto, y torna especialmente atractivas las muestras que puedan obtenerse del análisis de su cadáver.

Debido a la imposibilidad de mover al cetáceo, la necropsia comenzó a realizarse a primera hora de la mañana en el sector del muelle local donde se produjo su varamiento. "Como quedó completamente encallado le solicitamos a Prefectura que estableciera un vallado para preservar el área y en ese espacio tendremos que trabajar" explicó Svensen.

De esta manera la tarea de los científicos no resultó nada fácil ya que una gran cantidad de curiosos se agolparon en el lugar para observar sus maniobras, e incluso algunas personas se llevaron los restos que los técnicos descartaban a medida que seccionaban el cuerpo.

"Como sospechamos que la ballena estaba enferma podemos inferir la existencia de algún tipo de infección, por eso alertamos a la gente acerca del consumo de su carne, que tal vez puede resultar nociva para la salud" expresó el biólogo.

Durante la jornada de ayer los profesionales midieron al animal y tomaron muestras de piel y grasa, que servirán para realizar estudios genéticos y determinar cuál era su dieta y dónde se alimentaba.

"También analizaremos las manchas y cicatrices que tenía en su cuerpo, que pueden indicar la presencia de algún virus, y recién mañana (por hoy) con la presencia de dos técnicos del Centro Nacional Patagónico (CENPAT) la abriremos para analizar su cavidad abdominal y órganos internos" apuntó Svensen.


Comentarios


Comenzó la necropsia de la ballena que varó