Comesaña: “El sector porcino está frente a una oportunidad inmejorable”



#

Jornada ganadera en Roca

Gustavo Comesaña, coordinador regional temático de sanidad animal del Centro Regional Patagonia Norte de Senasa, fue el encargado de abrir las disertaciones en las jornadas en Roca. Lo hizo con un breve repaso sobre cómo la región evolucionó en su estatus sanitario, analizando el período comprendido entre el 2002, cuando la Patagonia Norte A (PNA) era una zona buffer libre de aftosa con vacunación, hasta el reconocimiento de libre sin vacunación alcanzado este año.

El profesional dijo que en la Patagonia Norte A había, a principios del año pasado, 599.900 bovinos distribuidos en 2.943 establecimientos; 427.149 ovinos (300.000 en el partido de Patagones) en 1.525 establecimientos; 44.733 caprinos en 929 establecimientos y 24.309 porcinos en 406 establecimientos. Aclaró que los datos de densidad ganadera, movimientos de animales y distancias recorridas son importantes en las presentaciones ante la OIE, ya que permiten identificar tipos de movimientos y zonas de mayor riesgo sanitario para la hacienda en Patagonia Norte A.

En la proyección de los mapas presentados se pudo apreciar que la mayor carga ganadera de bovinos en la PNA se da en el partido de Patagones y en los departamentos rionegrinos de Adolfo Alsina, Conesa, Pichi Mahuida y Avellaneda, con algunas áreas de menor influencia en los departamentos General Roca, Confluencia y Picún Leufú. En ovinos, la distribución es coincidente con la bovina en el partido de Patagones y áreas bajo riego, que son las que absorbieron el movimiento de ganado que ha venido de las áreas de secano.

Luego de mostrar información sobre movimientos de la hacienda que entró y salió de la PNA, previo y posterior al corrimiento de la barrera sanitaria, Comesaña se refirió a la inmejorable oportunidad que tiene el sector porcino frente a un nuevo escenario productivo, con un potencial de crecimiento enorme que podría generar puestos de trabajo e instalación de plantas de faena. No obstante enumeró las debilidades por las que atraviesa el sector y la precariedad con la que se trabaja actualmente, algo que atenta contra el desarrollo del sector. Como cierre destacó que el consumo de cerdo pasó en la Argentina de menos de un kilo en el 2005 a 8,6 kilos por habitante por año en el 2013 y que a nivel mundial está en los 16 kilos por habitante, lo que es una clara muestra del camino que hay para recorrer.


Comentarios


Comesaña: “El sector porcino está frente a una oportunidad inmejorable”