Comienza a andar el Comité Anti-Impunidad

Desde lo operativo está a



-Organizar una respuesta a la sensación de impunidad que tienen los familiares de víctimas de la violencia... ésa es, en sentido estricto, nuestra función.

En estos términos habla el ex legislador del ARI Eduardo Chironi, secretario Ejecutivo del Comité Provincial de Adhesión al Programa Nacional Anti-Impunidad.

Como se sabe, el programa nacional fue creado por la administración Kirchner con el objetivo de canalizar hacia los poderes públicos las inquietudes de familias blanco de situaciones de violencia no resueltas o insuficientemente resueltas en la percepción de la sociedad.

-Tal como lo señala el acta con que se pone en acción el comité en Río Negro, en los casos mencionados encuadran -por ejemplo y sin que sean excluyentes- el doble crimen de Río Colorado y el denominado primer triple crimen de Cipolletti -comentó ayer Chironi a este medio.

Y acotó:

-Nuestra misión es ayudar a la gente a que el Estado cumpla con todo lo que le corresponde en materia de esclarecimiento de hechos de violencia... tenderle una mano, desbrozar caminos asesorándola para que logre justicia.

-En los hechos, el surgimiento del comité es la consecuencia de la falta de respuestas de la Justicia.

-Por supuesto... Surge desde muchos fracasos de la Justicia y los propios organismos de seguridad en su función de esclarecer hechos de violencia. Fracaso que genera la sensación de impunidad entre los afectados, a lo que les sigue el dolor y la angustia de sentirse desamparados como resultado de esa sensación de impunidad... Por momentos faltan las palabras para describir la situación, el estado emocional que viven los familiares cuando no tienen respuestas de la Justicia, una instancia que los lleva inexorablemente a creer que hay hechos de violencia que no se resuelven porque hay poderes políticos o económicos comprometidos.

-¿Desde dónde se instala esa sensación en la gente?

-Desde muchos sitios... incompetencia policial - judicial en las investigaciones, carencia de profesionalismo en fiscales, jueces, nula relación fluida entre los familiares de las víctimas con la investigación y sus gestores. Las causas conforman una geografía todo lo inmensa que uno se pueda imaginar.

-¿Ya están recibiendo inquietudes de gente afectada por este proceso?

-No. En realidad estamos en la etapa de organización del comité.

-¿Cuáles son esos pasos?

-Un ejemplo: estamos conformando nuestro propio "archivo" de casos de violencia en Río Negro o que han quedado impunes, o que la resolución que tuvieron no conformó por insuficiente. Y en esta materia, a la saga de información suministrada por "Río Negro", podemos señalar que hay más de medio centenar de casos encuadrados en esos perfiles. Por lo pronto, en esta primera instancia nosotros vamos a las familias... vamos a conversar, por ejemplo, con la familia del joven Acosta, asesinado en Lamarque, también con los familiares de las víctimas del primer triple crimen. Arrancamos así e incluso estamos dibujando un mecanismo para ayudar a familiares a presentarse como querellantes, una cuestión que si bien está habilitada, no siempre se apela a ella, ya sea por falta de información, por carencia de recursos, etc. En fin, todavía estamos muy nonatos, pero avanzamos.

 

"¿Kielmasz...? Inteligente, enfermo"

-Tengo experiencia en lo que hace a hechos de extrema violencia o que aún no han sido resueltos, o que existe la sospecha de estar insuficientemente resueltos. Experiencia que surge de haber trabajado durante mucho tiempo en las comisiones legislativas que hicieron el seguimiento de lo actuado por la Justicia en el primer triple crimen de Cipolletti y en los casos de Janet Opazo y Claudina Quilapi -reflexionó Eduardo Chironi.

-¿Y qué le dice esa experiencia en relación con esos dos casos?

-Encuentro una íntima relación entre el triple crimen y el ataque a estas dos chicas.

-Se infiere que Kielmasz entonces sería quien mató a Opazo e hirió a Quilapi.

-No sé, no sé... El mismo tipo de lugar para ambos hechos, el riguroso dictamen de la Federal diciendo que el arma es la misma, que sin embargo de se tomó en cuenta. Nosotros vamos a sugerir a las familias de Opazo y Quilapi que pidan una nueva prueba técnica sobre esa arma.

-Usted habló con Kielmasz.

-Hasta donde él quiso.

-¿Qué impresión le dejó?

-Inteligente... sí, sí, inteligente, pero un enfermo.

-¿Hasta dónde habló?

-La comisión legislativa lo entrevistó en dos oportunidades, no más de 40 minutos por vez. Y habló hasta el momento en que el diálogo ampliaba la búsqueda de otros responsables por el triple y el caso Opazo-Quilapi... En esos momentos, mudez total y final de cuentas.

-¿El comité que usted lidera volverá sobre estos casos?

-Debe quedar en claro que nosotros no investigamos, simplemente somos facilitadores de las familias en sus reclamos a los poderes del Estado.

-Está bien, ¿pero el comité se meterá en esos casos?

-No lo podemos hacer de motu proprio, pero sí señalar a los familiares, por ejemplo, que esos casos pueden tener hechos conexos.

-¿Cuáles?

-Bueno, en relación con el primer triple crimen está la muerte de Aravena, un hecho que se hundió en la niebla más densa.


Comentarios


Comienza a andar el Comité Anti-Impunidad