Comienza el juicio por el homicidio de Marti Reta

Hay tres presuntos partícipes del resonante caso.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La Cámara Segunda del Crimen comenzará a debatir hoy por la mañana la causa en que se investiga el homicidio del empresario retirado Fernando Marti Reta, de 88 años, ocurrido en las primeras horas del 8 de noviembre de 2002.

El juicio tiene a la gestora Laura Russo y al constructor Renzo Mongiardini como presuntos partícipes primarios del homicidio en ocasión de robo, y a José Manuel Ruiz como supuesto partícipe secundario, sin que se haya determinado todavía quién o quiénes fueron los autores materiales de la agresión que acabó con la vida del anciano luego de 19 días de agonía.

La causa se inició a las 9.45 del 8 de noviembre de 2002, cuando la policía tomó conocimiento del hecho que había ocurrido en Diagonal Capraro 1.345, donde se domiciliaba Marti Reta. A esa hora la víctima ya había sido trasladada a un sanatorio, y en la casa se observaba una oficina con las luces encendidas, manchas de sangre en el suelo y en una alfombra, documentación sobre un escritorio, una caja fuerte abierta y vacía, y un gran desorden en el resto de las dependencias.

Pese a que ya existirían sospechas sobre alguno de los imputados, la causa cobró dinamismo cuando un nieto político de la víctima, José Villalonga, recibió un llamado telefónico de una mujer que se identificó como Cecilia y le ofreció información sobre la muerte de Marti Reta. Lo volvió a llamar 15 días después, acordaron una cita, y allí se habría presentado Laura Russo, asegurando que el responsable del hecho había sido Mongiardini, quien habría mandado a tres personas para cometer el asalto, y que el precio que solicitaba a cambio de la información era la protección de un menor, al que habrían drogado para hacerlo participar en el evento.

Villalonga expuso que la mujer le había relatado que los asaltantes habían invocado el nombre de una persona de "Robles Catedral", en coincidencia con los postreros dichos de la víctima, y que al no encontrar dinero se habían llevado las arma que había en la casa.

La causa está abonada por infinidad de diálogos telefónicos, en apariencia muy incriminatorios para Russo, pero la acusación se basa de manera fundamental en los testimonios de Wálter Ariel Aguerre, José Villalonga y un testigo de identidad reservada.

Aguerre es un delincuente reincidente que a comienzos de este año fue condenado a 25 años de prisión por el homicidio del administrador de la estancia San Ramón.

Este testigo tuvo, al menos, una relación amistosa con Laura Russo, y la habría incriminado en esta causa, al igual que a Mongiardini.

A José Manuel Ruiz, como partícipe secundario, también lo imputa Aguerre, pero en ningún momento en la causa queda claro cómo y por qué aparece el testigo declarando e involucrando a sospechosos.

Las audiencias de debate comenzarán hoy, y está previsto que el jueves se presenten los alegatos, luego de la declaración de los imputados y 22 testigos.


Comentarios


Comienza el juicio por el homicidio de Marti Reta