Comienzan los alegatos del juicio por el caso Southern Winds

Mariano Borinsky, fiscal de la causa, realizará desde las 10:30 su alegato ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico.



Buenos Aires, (Télam).- El juicio por el envío a España de casi 60 kilos de cocaína en un vuelo de la empresa Southern Winds, en septiembre de 2004, continuará hoy en los tribunales federales de Retiro con el alegato de la fiscalía.

El fiscal Mariano Borinsky realizará desde las 10:30 su alegato ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE), integrado por los jueces Jorge Pisarenco, Luis Imaz y Enrique Schlegel, en la sala de audiencias ubicadas en el subsuelo del edificio de Comodoro Py 2002.

En tanto, a partir del 4 de diciembre, comenzarán a alegar los abogados de los ocho imputados, a razón de dos por día y se estima que el veredicto se dará a conocer a mediados del mes próximo.

El viernes pasado, la Dirección General de Aduanas (DGA), como querellante, solicitó que se sentencie al remisero colombiano Juan Aristizábal Tabares y al matrimonio español integrado por José Ramón González Villar y Elena Toimil Batán, a la pena de ocho años de cárcel por haber sido proveedor y destinatarios de la droga.

Para Walter Beltrame y Ariel Tamburrini, ex encargado de pasajeros frecuentes y ex jefe de base de SW en Madrid, respectivamente, la querella reclamó seis años de prisión, mientras que para Fernando Arriete, ex jefe de ventas, y Claudio Baudino, ex supervisor de tráfico aéreo, se solicitaron tres años de prisión en suspenso.

La DGA también pidió tres años y medio de prisión para Guillermo Sardi, amigo de la pareja española y supuesto nexo con el remisero para enviar la cocaína. 

A todos los imputados, se atribuyó autoría o participación en el contrabando de exportación de estupefacientes destinado “inequívocamente” a ser comercializados, excepto en el caso de Baudino, a quien se encuadró en ese delito, pero la querella consideró que desconocía que se trataba de droga.


Comentarios


Comienzan los alegatos del juicio por el caso Southern Winds