Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

"Cómo analizar el desarrollo de la provincia de Río Negro"



Tal como el título lo indica, pretendemos hacer un análisis integral de las instituciones y políticas de promoción del desarrollo y la producción en Río Negro, no sólo del PRO RN, al que concebimos como parte de un sistema.

Con el fin de profundizar nuestra línea de trabajo, en diciembre del 2007 a través de pedidos de informes realizamos análisis tanto al PRO RN como al CREAR, la ley de Promoción Industrial (1274) y el Ministerio de la Producción. Elaboramos un documento en el que existen argumentos que sostenemos y queremos profundizar con más estudios y nuevos pedidos de informes. Si de ello surge que emitimos juicios u opiniones infundadas, no dudaremos en revertirlas.

Al analizar las acciones de los distintos organismos, partes de un sistema provincial, vemos que los recursos aplicados por el PRO RN durante el 2007 en consultores nacionales, internacionales, auditorías, alquileres, viajes y gastos varios ascendieron a nada más y nada menos que 7.777.652 pesos, cifra que es muy superior a los fondos volcados al sector productivo -partida Transferencias- por parte del Ministerio de la Producción durante el mismo año -5.500.000 pesos-. Esto resulta peor aún si lo comparamos con el CREAR que, a través de toda su red de agencias (14), en los cinco años que van desde el 2003 al 2007 otorgó financiamiento con fondos fiduciarios por 3.649.720 pesos; es decir que el PRO RN gastó en un año -2007- en los conceptos mencionados más del doble de lo que las agencias CREAR transfirieron a pymes como créditos en cinco años -2003 al 2007-.

¿Cómo debemos interpretar estas situaciones? ¿Cómo debemos interpretar las asimetrías y la desproporción entre los recursos que la UE aplica en consultorías y los orientados efectivamente a pymes provinciales?

Reconocemos que las consultorías, el monitoreo y los procesos de animación de actores son necesarios. No nos inspiramos en concepciones retardatarias capaces de invalidar esos instrumentos; el punto central es la magnitud de los montos destinados a consultorías, los que no guardan relación con los recursos aplicados por los organismos provinciales para asistir a pymes, montos que -en el caso del PRO RN- se obtuvieron con un préstamo cuya garantía final es la coparticipación provincial, es deuda que debemos pagar.

El PRO RN reconoce que "acertadamente, durante la etapa de formulación del programa (2001-2003) se pretendía beneficiar a un segmento de empresas más pequeñas, estimándose un monto de crédito promedio del orden de los 100.000 dólares". En la primera etapa de desembolsos, hasta diciembre del 2007, el monto promedio de la asistencia financiera brindada a las empresas se ubicó en 464.092 dólares, bastante por encima de lo previsto originalmente. Como se puede advertir, la mayoría de las pymes que forman parte del tejido productivo provincial no está comprendida en esta categoría.

Las empresas con inserción internacional también requieren asistencia financiera. El desarrollo del segmento de micro y pequeñas empresas no es antagónico con el de la gran empresa; muy por el contrario: se necesitan grados de complementación y, de hecho, esto forma parte de la dinámica productiva ideal. Si bien la inserción internacional de un grupo de empresas -especialmente del sector frutícola y de turismo- es fundamental para la provincia, no asegura un crecimiento armónico del conjunto social.

Lo que pretendemos enfatizar es la inexistencia de políticas y recursos provinciales orientados al segmento mayoritario de pymes, las que contribuyen a una mejor distribución de la renta y creación de empleo, constituyéndose en un factor central de cohesión social y gobernabilidad.

Por todo lo dicho, creemos necesario profundizar el debate en torno de las mejores políticas de promoción capaces de crear nuevas oportunidades para todos.

En vez de analizar el sistema crediticio internacional -tema sobre el que sí se explayó en el correo de lectores-, el señor Gómez debería analizar mejor la realidad productiva y social y, muy especialmente, la situación del conjunto de instituciones provinciales de promoción del que forma parte la UE que preside, aunque sus oficinas estén en el microcentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y no en el territorio provincial.

Luis Bardeggia (legislador provincial) - Cipolletti


Comentarios


"Cómo analizar el desarrollo de la provincia de Río Negro"