Cómo comprar una PC

Luego de un tiempo, nuestro equipo queda obsoleto. Aquí veremos cómo adquirir uno nuevo sin gastar de más.

Redacción

Por Redacción





Con mucho esfuerzo hemos ahorrado durante un largo tiempo para comprar una nueva PC, pero antes debemos tener en cuenta nuestras necesidades y nuestro presupuesto.

Por ello, en este artículo aprenderemos a adquirir una PC estándar y comentaremos, poco a poco, las novedades del mercado y los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de comprar.

Es oportuno aclarar algo sumamente importante: hay que tratar de no ahorrar de más. ¿Qué queremos decir con esto? Que muchas veces, por ahorrarnos un par de dólares, terminamos comprando algo que, a la larga, nos sale caro, ya sea porque carece de funciones que necesitamos, o bien porque debemos cambiar todo el equipo a la hora de hacer la más ínfima actualización.

Armar una PC básica. La razón verdadera por la cual nos detenemos en la configuración más económica es muy simple: es la más frecuentada en nuestro mercado.

Así, pues, haremos hincapié en una PC «pequeña», que se puede conseguir a precios tan bajos como U$S 450 y nos ofrecerá, como veremos, interesantes posibilidades por lo que cuesta.

Procesador y motherboard. El punto clave en este tipo de computadoras está en el motherboard. ¿Por qué? Sencillamente, porque estos equipos económicos suelen tener varios de sus elementos integrados directamente en la placa madre y, en consecuencia, de su calidad dependerán las posibilidades de desempeño y actualización de la PC.

Sinceramente, no se puede exigir demasiado en un equipo de tan bajo presupuesto, así que lo básico que pediremos son dos puertos S-ATA, uno P-ATA (hasta dos dispositivos), un par de zócalos de memoria DDR2, algún que otro slot PCIe (ya sea x16, para agregar placas de video, o x1, para tarjetas de propósito general) y, por supuesto, video, sonido y red integrados.

En este último punto, las empresas ATI y NVIDIA (conocidas por sus procesadores gráficos) son la mejor opción.

En cuanto al procesador, actualmente tenemos los Sempron de AMD luchando mano a mano con los Celeron D de Intel, que tienen desempeños similares. Pero preferimos el modelo de AMD por dos motivos: cualquier mother que lo soporte es capaz de operar con los chips más poderosos de la compañía y es más fácil conseguir modelos de mothers con buen video integrado.

Los Sempron van desde 2600+ (1,6 GHz) hasta 3600+ (2 GHz), por lo cual una buena elección es el 2800+, de precio muy accesible.

Lo que más importa a la hora de comprar un motherboard es el chipset que trae, que es su «corazón» y el que determinará varios de sus factores. En nuestro caso, escogimos un mother con el chipset GeForce 6100 de NVIDIA, aunque también el Radeon Xpress 1100 de ATI es de muy buena calidad.

Memoria RAM. Un aspecto que no debe descuidarse es la memoria RAM, ya que de ella depende la velocidad con la que se ejecutarán nuestros programas si abrimos varios al mismo tiempo o los que usamos son bastante pesados. Windows XP y las aplicaciones básicas ya ocupan alrededor de 120 MB, por lo cual el mínimo aceptable hoy en día es de 256 MB.

Sin embargo, esa cantidad no es suficiente para el reciente Windows Vista, por lo cual no sería una mala idea ahorrar para 256 o 512 MB más antes de instalar este sistema.

Placa de video y monitor. El adaptador de video integrado en el chipset GeForce 6100 es uno de los mejores de su clase en la actualidad, y nos permitirá jugar moderadamente incluso a algunos títulos actuales. Además, las nuevas funciones de Windows Vista (llamadas «Aero Glass») funcionan más que bien con este chip.

Igualmente, el adaptador gráfico integrado se podrá reemplazar por cualquier placa de video de interfaz PCI Express x16.

Es preciso remarcar que la memoria RAM de video no se integra en los mo-thers, de modo que se debe «robar» del sistema (entre 32 y 64 MB es lo recomendado). Por ende, para ambas aplicaciones mencionadas es conveniente tener 512 MB o más de memoria, divididas en dos módulos.

Esto permitirá activar la función de doble canal de memoria (presente en todos los motherboards actuales), que duplica el ancho de banda teórico de la memoria y mejora bastante el rendimiento cuando se usa este video integrado.

En cuanto al monitor, si bien se pueden ahorrar 20 dólares adquiriendo uno de 15 pulgadas, nos parece que vale la pena invertir en uno de 17 pulgadas, más que adecuado para los tiempos que corren.

Sonido y red. En este apartado no hay mucho para decir: con cualquier conexión de sonido estéreo, la mayoría de los usuarios está conforme, así que los seis canales que traen los adaptadores de sonido integrados (onboard) son suficientes para las aplicaciones básicas.

En cuanto a la red, aplicamos la misma regla: la conexión de 100 mbps incluida en casi todos los mothers modernos es perfecta para los usuarios típicos.

Unidades de almacenamiento. Finalmente, en lo que se refiere a almacenamiento teníamos dos opciones: ahorrar unos centavos con un disco de 40 GB y una lectora de CD, o adaptarnos a los tiempos que corren y tomar un disco del doble de capacidad y una unidad de DVD, que bien nos puede permitir (con el equipo elegido) mirar cualquier película de esta clase. Por supuesto, adoptamos la segunda.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cómo comprar una PC