Cómo deben prevenirse las mujeres de estos males que les trastorna la vida

La mitad de las mujeres posmenopaúsicas pierden densidad mineral ósea. Algunos especialistas abogan por tratar a estas mujeres para evitar la osteoporosis



Miss O es una mujer caucásica de 68 años y buena salud. No tiene enfermedades crónicas, no fuma y sólo bebe una copa de vino para cenar. Pero, aunque no lo sepa, sus caderas están perdiendo facultades por culpa de la disminución de la densidad mineral ósea que ha experimentado en esa zona. Este deterioro en el hueso, que recibe el nombre de osteopenia, es un factor de riesgo para el desarrollo de la osteoporosis, pero no siempre conlleva la aparición de la enfermedad. ¿Convendría entonces tratar, como medida de prevención, un trastorno que aún no se ha producido? Esta cuestión es la que han planteado los expertos reunidos en el Congreso Anual de la Sociedad Americana de Investigación mineral ósea, que se celebra en Denver (Colorado).La historia clínica de Miss O, que el doctor Steven R. Cummings, de la Universidad de California, ha expuesto como ejemplo, es similar a la de millones de mujeres posmenopáusicas, pues más de la mitad tiene osteopenia. En el caso concreto de O, sus antecedentes familiares revelan que su madre tuvo una fractura de cadera con 85 años. ¿Va ella por el mismo camino? Según Cummings, “el riesgo de fractura de la paciente en un plazo de 10 años es del 24%, es decir, de 2,4% por año”. Para medirlo, se utiliza una herramienta desarrollada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que estima el riesgo de sufrir una fractura osteoporótica en una década basándose en distintos aspectos clínicos, así como en a densidad ósea.”Esta estimación (FRAX) es el modo más preciso de adelantar si una persona va a tener o no fracturas”, explica el especialista de California. Tanto él como sus colegas en el Congreso conocen que la mayoría de las discapacidades derivadas de una fractura proceden de aquellas que no se han producido en las vértebras. “Por eso, es particularmente importante tratar a una mujer con baja densidad mineral ósea y reducir sus probabilidades de sufrir este tipo de roturas no vertebrales”, afirma Cummings.Si Miss O recibiera tratamiento con bisfosfonatos (una de las terapias más utilizadas contra la osteoporosis) podría reducir su riesgo de fractura de un 2,4% anual a un 1,8%. Pero, dado que es un tratamiento difícil de seguir y con algunos efectos secundarios, la decisión debe tener en cuenta no sólo la opinión del médico sino también los valores y preferencias de la paciente. “El poner o no tratamiento debería basarse en una estimación de los posibles beneficios que experimentarán las personas después de la terapia, considerando todos los factores buenos y malos”, reconoce Steve Cummings, que es partidario de tratar en algunos casos pero matiza “que no funcionará en todos”.Aunque no existen unas guías de recomendación sobre cuándo iniciar o no el tratamiento, la Fundación Nacional de Osteoporosis de EEUU propone tratar a la gente “que haya sufrido una fractura vertebral o de cadera, que tengan osteoporosis o que tengan osteopenia siempre y cuando el riesgo estimado de sufrir fracturas en 10 años sea superior al 20%”.En el Congreso, los expertos han ido un poco más allá y han propuesto una estrategia que consideran coste-eficaz: “Si la prueba VFA (una evaluación de fractura vertebral mediante un escáner) está disponible, se tendría que aplicar a todas las mujeres mayores con osteopenia. Si se aprecia posible fractura vertebral, tratar, y si no se aprecia fractura, dejar todo como está”. Aún así, la última palabra la tiene el médico quien debe velar siempre por el beneficio de su paciente.

Fuente. El Mundo


Comentarios


Cómo deben prevenirse las mujeres de estos males que les trastorna la vida