¿Cómo es vivir sin saber el origen?

Osvaldo Salinas conmociona con su caso, que busca a sus padres biológicos en Viedma

ALLEN (AA).- ¿Cómo es vivir y crecer sin conocer la verdadera identidad? "Después de toda una vida de llamarme Osvaldo Salinas, hace tres años me di cuenta que no soy ese nombre, y ese nombre no soy yo". Quien habla es él mismo, quien dice ser una persona que ya no sabe quién es. Parece confuso pero no lo es. Osvaldo vive en Mendoza y tiene 38 años pero no nació allí, tampoco nació de los padres que lo criaron hasta que murieron, hace varios años atrás.

Osvaldo descubrió, o mejor dicho confirmó, hace sólo tres años atrás que fue un hijo adoptado. De allí comenzó en su vida un largo camino de incertidumbre y constante búsqueda. Y también de espera permanente.

Su historia tiene mucho en común con la de tantos otros hijos -muchos de ellos sin conciencia de su adopción- que buscan a sus padres biológicos. Hasta ahora las certezas son muy pocas, luego de varios años de búsqueda, sobre los seres que le dieron la vida.

La única constancia que lo une a su "vida real" es la fecha y el lugar de nacimiento que consta en su documento nacional de identidad: el 24 de abril de 1966, a las 6 de la mañana, en Carmen de Patagones. Osvaldo ha recorrido una y otra vez este lugar y también la ciudad rionegrina de Viedma, en el últim tiempo, donde tiene la certeza que fue entregado en adopción y donde anhela que se encuentren sus padres.

"Mi mayor deseo es conocerlos", dice Osvaldo, "quiero saber quién soy, no es mi intención cuestionar nada ni recriminarles nada, pero tengo la necesidad de saber".

La entrevista fue concertada por e-mail y luego concretada vía telefónica. Surgió a raíz de una carta de lectores que, en vísperas del Día del Padre, este hombre publicó en este medio para desnudar, sin tapujos, su caso. Habló de la necesidad de encontrar a su familia biológica y ayudar a otros que viven situaciones similares. Habló de una página que nació en Internet con este mismo fin y que hoy reúne casi mil testimonios de hijos que buscan padres y padres que buscan hijos.

Es consciente de que su interés comienza a traspasar las fronteras propias de su caso individual.

"Nací en Carmen de Patagones pero mis padres son de Viedma. Creo que viví unos 20 días ahí y después enseguida me vinieron a buscar mis padres adoptivos de Mendoza, donde sigo viviendo", relata Osvaldo. "Tenía un tío que era diputado en esa provincia (Río Negro) y él fue el que se encargó de todo. Sé que nací en la casa de una partera que es muy conocida ahí, todavía está viva, famosa por la ilegalidad".

Prolijo en el relato, el muchacho comentó que pese a sus sospechas, sus padres adoptivos guardaron muy bien el secreto de la familia y nunca se lo revelaron. "Mis padres adoptivos ya fallecieron pero nunca me dijeron nada. Recién hace tres años por un amigo de mi papá que metió la pata, me confirmó que era adoptado: `ví al que pudo haber sido tu hermano', dijo, por otro chico que iban a adoptar. `Me imagino que sabías de tu situación', me dijo. Le contesté que sí, qué le iba a decir", añadió, sin sorpresas.

Osvaldo cuenta que, de joven, ya sospechaba de su origen, "por fotos, por el documento, algunos rasgos, no me veía parecido a nadie, le preguntaba a mi mamá por qué no tenía fotos de cuando estaba embarazada de mí".

La incertidumbre lo invadió cuando supo finalmente la verdad. "No sé, cuando me enteré de todo no sentí nada en contra de ellos, pero sentí una incertidumbre total de quién soy, de dónde soy, quién pude haber sido si no pasaba todo esto... yo sé que teóricamente no soy Osvaldo Salinas, no me llamo así"...

Luego de un largo peregrinaje por esta provincia, Osvaldo pudo averiguar sólo que su posible papá sería un hombre de campos de la capital rionegrina, quien tendría apellido de origen yugoslavo. "De mi mamá no supe nada a ciencia cierta, me han dicho muchas cosas, pero sólo sé que tendría unos 16 años cuando me tuvo", comentó el muchacho, a punto de obtener su diploma en la carrera de Ciencias Políticas."El año pasado estuve en Viedma y también en abril de este año con la intención de pasar mi cumpleaños con algún familiar, pero no fue posible. No importa, pienso seguir adelante, hasta encontrar a mi mamá".

Nota asociada: Familias en adopción se agrupan para fortalecer las vías legales

Nota asociada: Familias en adopción se agrupan para fortalecer las vías legales


Comentarios


¿Cómo es vivir sin saber el origen?