Compartir decisiones, el mensaje de Cristina

1
#

Abal Medina llega a Viedma por la asunción.

2
#

Randazzo estuvo en septiembre y vuelve hoy.

En un fin de año terrible, en vísperas de una delicada intervención quirúrgica, Cristina Fernández, no descuidó el proceso institucional rionegrino, tras la trágica muerte del gobernador Carlos Soria, un peronista al que si bien no incluía en el lote de sus preferidos, había convalidado para desbancar al radicalismo K, dándole cobertura nacional. Por eso, cortando de raíz el intento de sincerar la realidad política y forzar la renuncia del extrapartidario Alberto Weretilneck para llamar a elecciones en 60 días (como llegaron a plantearle algunos peronistas de la provincia), ordenó aplicar a rajatabla la Constitución provincial y preservar la despareja sociedad. En tal sentido, recomendó al vicepresidente del Frente Grande (donde milita la ministra de Seguridad Nilda Garré) dialogar con Miguel Pichetto, quien ahora quedó como líder excluyente del PJ rionegrino y al que algunas fuentes oficiosas de la Rosada le colgaron el cartel de referente de Cristina, al margen de ratificarlo como titular del bloque de senadores del FpV. La relación entre Nación y Río Negro seguirá siendo fluida y no traumática. Ha desaparecido un actor importante (por Soria), pero Weretilneck promete no generar problemas, dijeron a esta agencia esos voceros. Destacaron, además, como un gesto de respeto a la voluntad popular, la participación del jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina y del ministro del Interior, Florencio Randazzo, en el acto de asunción formal del dirigente aliado que tendrá lugar hoy por la tarde en Viedma. Justicialistas más tradicionales que se encuadran en el estilo de conducción de Pichetto, señalaron por su parte, que la desaparición de un hombre como Soria, de personalidad tan frontal y fuerte, apabullante en muchos casos, tiene que dar lugar a una gobernabilidad más gradualista y con gran consenso antes de la toma de las decisiones ejecutivas. En este marco es que Pichetto tendrá la responsabilidad de coordinar con Weretilneck, una figura a la que se considera moderada y permeable al modelo de la administración nacional, el apoyo militante del FpV, en un esquema donde el FG debería reconocer que es un partido menor respecto del Justicialismo. Cristina le pidió al senador que otorgue relevancia al recambio generacional, similar al que ella viene impulsando a través de La Cámpora, que timonea su hijo Máximo Kirchner. Una de las tantas incógnitas a develar es cómo será de aquí en más la estrategia para combatir la delincuencia, punto en el que sectores del kirchnerismo más de centro izquierda hicieron oír sus críticas a Soria. Al respecto, se indicó a este diario que fue Weretilneck quien organizó la estructura policial en Río Negro, aunque dejándole las puertas abiertas a Garré. La consolidación de la Alianza se verá andando, dado que Weretilneck tiene una base de sustentación más débil que la que poseía Soria. La consigna bajada por Cristina a Weretilneck y Pichetto fue que mantengan juntos el rumbo. Eso, específicamente para Río Negro, (a la que se le refinanciaron 660 millones de pesos en dos años), significa entre otras cosas, ordenar las cuentas fiscales, dar sustentabilidad a la minería respetando el medio ambiente y poner a la explotación petrolífera como herramienta central del desarrollo provincial. Para disipar cualquier fantasma rupturista, estimaron finalmente en la Rosada, el peronismo deberá colaborar activamente en la gestión provincial y el flamante gobernador desestimar de plano la posibilidad de querer cortarse solo.

arnaldo paganetti arnaldopaganetti@rionegro.com.ar


Comentarios


Compartir decisiones, el mensaje de Cristina