Con $7.000 podrían salvar los 'dinos' de la barda

Los paleontólogos de la UNC afirman que con menos de diez mil pesos pueden llevar adelante un relevamiento y rescate de restos fósiles en la zona de bardas de Neuquén, adonde están dispuestos a invertir $55 millones para un shopping.



NEUQUEN .- Con un aporte de entre cinco y siete mil pesos se pueden salvar restos de dinosaurios que, tal vez, se encuentren enterrados en el predio donde la empresa Alto Palermo quiere construir un enorme centro de compras, un emprendimiento de 55 millones de pesos ubicado al pie de las bardas en el norte de Neuquén.

Ayer estalló una polémica de un supuesto enfrentamiento entre la ciencia, la política y las oportunidades de inversión. En el fondo lo que se puso en discusión es la vigencia de la ley 2184 que defiende el patrimonio paleontológico y arqueológico de la provincia. La aludida norma obliga a relevar información en zonas potencialmente ricas en reserva de fósiles, antes de mover el suelo o de pegar un ladrillo.

En esta discusión terció ayer la dirección de Cultura de la provincia, la autoridad de aplicación de la ley. Un funcionario del área visitó el lugar en horas de la tarde y descubrió que la empresa comenzó a alambrar el predio, aunque le informaron que por el momento sólo comenzarán a realizar tareas menores.

Sin estridencias como en este caso, los estudios de campo ya se realizaron cuando se construía el gasoducto a Chile, donde un maquinista halló los restos de un dinosaurio. El resultado no fue, de modo alguno, conflictivo: las tareas se paralizaron parcialmente y los especialistas pudieron rescatar las piezas fosilizadas del animal.

Idéntico procedimiento se llevó a cabo en los campos que fueron inundados cuando se llenaron los embalses de las centrales hidroeléctricas, donde se relevó toda la información arqueológica y paleontológica antes de cambiar la geografía del lugar. Y también se exploró el suelo en el centro de la ciudad cuando hallaron restos de otro dinosaurio en el terreno donde se construye un edificio, sobre diagonal Alvear.

En base a lo que dice la legislación vigente, el paleontólogo del museo de la Universidad Nacional del Comahue, Jorge Calvo, advirtió ayer que se debe estudiar el predio ubicado en calle Doctor Ramón antes de iniciar la obra del llamado Shopping Neuquén, para determinar si allí existe riqueza paleontológica. Pero su opinión levantó tanta polvareda que se escucharon algunas quejas provenientes de la conducción de la UOCRA y del intendente Luis Jalil (ver recuadro).

“Espero que los dinosaurios no hayan puesto muchos huevos ahí”, bromeó el ayer el jefe comunal en declaraciones formuladas a LU-5.

La UOCRA envió una nota de protesta al rector de la UNC, Jorge Rabassa. Firmada por el secretario general del gremio, Julio César Ruiz, el gremio sostiene, en tono irónico, que “hasta hoy la ciencia no ha solucionado el tema de la desocupación”.

Aún no se sabe si el terreno en cuestión tiene o no restos de dinosaurios. Pero Calvo, en declaraciones a este diario, dijo que no pretende frenar la inversión sino que trata de que se cumpla con lo que dice la ley que protege la riqueza paleontológica. “Que haya o no haya restos de dinosaurios lo va a determinar un estudio”, aclaró el especialista de la UNC.

Calvo señaló que la municipalidad de Neuquén tiene en su poder, desde hace un mes, un proyecto de estudio y también un presupuesto para realizar este relevamiento de campo. Y aclaró que ese informe fue enviado por la UNC a pedido de organismos municipales del área de Medio Ambiente.

Calvo dijo que el relevamiento no se hizo antes porque “no había peligro” de dañar la zona. Y aclaró que los trabajos, que cuestan entre cinco y siete mil pesos y demoran una semana, son perfectamente compatibles con la obra. “Se empieza a trabajar y se van liberando áreas para que las máquinas puedan pasar”, graficó finalmente el paleontólogo.

Jalil y la UOCRA se quejan

NEUQUEN .- “En Neuquén, cuando no son los dinosaurios son los huevitos de los chingolitos o es el tema del Parque Central intangible. Mientras tanto nos come la desocupación, corremos las inversiones”. Quien habla con cierto enojo es el intendente de Neuquén, Luis Jalil, que ayer dijo que “no tenía ninguna novedad” ni “requerimiento” de los paleontólogos de la UNC para estudiar la zona donde Alto Palermo construirá el centro de compras.

Jorge Calvo, del museo de la Universidad, aseguró lo contrario. Le dijo a este diario que, a pedido del área de Medio Ambiente de la comuna, ellos enviaron hace un mes un proyecto de estudio de campo con el presupuesto incluido.

“Chito” Jalil, en declaraciones a LU-5, dijo que “ojalá que no haya allí -por el predio donde se construirá el shopping- algún huevo de dinosaurio” y se mostró “alarmado” porque la obra se puede dilatar. Luego hizo mención al tiempo que lleva este proyecto y a las expectativas laborales que se crearon en el gremio de la construcción.

El intendente señaló que “los inversores tienen su capital en un lugar y si ven que no prospera lo levantan”.

La UOCRA, en una nota enviada por el secretario general Julio César Ruiz al rector de la UNC Jorge Rabassa, expresó su “profundo malestar y preocupación por el riesgo” que corre la inversión.

“Para nada queremos que se destroce o que no se protejan los fósiles que pueda haber en alguna parte de la provincia de Neuquén”, pero “una cosa es proteger, otra es superproteger y otra es oponerse al crecimiento y al desarrollo”, dice la UOCRA.


Comentarios


Con $7.000 podrían salvar los 'dinos' de la barda