Con apenas una semana de vida, la dejaron en la puerta de un colegio

Estaba envuelta y dormida, en el hall del Domingo Savio en Roca. La madre, de 17 años, escribió una carta donde pide "perdón". Explica que es adicta y que quiere una vida mejor para la beba.



ROCA- Esperó hasta que la entrada del colegio quedó vacía. Luego se acercó, subió las escaleras, apoyó a su hija en el suelo del hall y se fue.

A su lado dejó una bolsa con ropa y pañales. También un sobre con una carta, en la que explicaba el porqué de su decisión. El papel tenía escrita una sola palabra: perdón.

Esa fue la manera que eligió una joven que tendría 17 años para abandonar a su hija recién nacida en las puertas del colegio Domingo Savio, de Roca. Ocurrió el miércoles alrededor de las 21,30 y conmocionó a toda la comunidad roquense.

La beba fue encontrada por dos jóvenes pertenecientes a la dotación de exploradores del colegio, que al ingresar por las escaleras vieron un bulto y una bolsa en un rincón. Cuando se acercaron comprobaron que se trataba de un bebé, que había sido envuelto en una manta y que dormía plácidamente.

Inmediatamente avisaron al portero y a unas madres que estaban en una reunión con el cura párroco de la iglesia.

Cuando llegó el director del colegio, Carlos Perramón, leyeron la carta que la madre había dejado en la bolsa.

Se trataría de una joven de 17 años, que decía ser adicta a las drogas y rogaba que alguien pudiera atender mejor que ella a la beba. También escribió que la amaba mucho y por eso no había abortado cuando se enteró de su embarazo. Aún así decidió abandonarla argumentando que si se quedaba con ella, su hija seguiría sus mismos pasos dentro de la droga.

La bolsa que dejó al lado de su hija tenía una muda de ropa y algunos pañales, con los que una de las madres cambió a la nena. Era de una casa de deportes de Neuquén, por lo que la policía y las autoridades del colegio no descartaban la hipótesis de que la madre no sea de Roca.

La gasa en el cordón umbilical también ayudó a establecer que no tenía más de una semana de vida y que había nacido en un nosocomio.

Cuando lograron salir del asombro, Perramón y las personas que se encontraban en el Domingo Savio dieron aviso a la policía, que llevó a la niña hacia el hospital Francisco López Lima y le comunicó lo sucedido a la asesoría de menores.

La beba fue revisada por el médico policial y por el personal del hospital, quienes comprobaron que su estado de salud era bueno y decidieron dejarla en observación en el servicio de neonatología.

Muchas personas se habían acercado ayer hasta la sala donde la beba quedó alojada. Algunas sólo para verla, otras, para expresar a las autoridades del hospital sus intenciones de hacerse cargo de la niña.

Sin embargo, no pudieron satisfacer ni siquiera sus propósitos de verla, ya que por una inexplicable decisión del director del hospital, Daniel León, el acceso al área fue restringido. (Ver aparte).

Ayer a la mañana se inició una causa judicial en el Juzgado de Instrucción Nº6 a cargo de Margarita Carrasco. La situación de la beba quedará a cargo de la asesoría de menores.

Según relató el director del Domingo Savio, “el hecho sirvió para transmitirle algunas enseñanzas sobre drogadicción y embarazo precoz a los alumnos”. Perramón agregó que los chicos quedaron shockeados al enterarse de lo sucedido y que se preocuparon por conocer qué sería de la vida de la menor abandonada.

De acuerdo a los cálculos del directivo, “no deben haber pasado más de cinco minutos entre que la dejó la madre y la encontraron los chicos, porque si bien era de noche, por allí pasan muchas personas y de forma continua”.

Tal vez esto explique porqué la madre eligió la entrada del colegio para abandonar la beba. “Seguramente la quería dejar en la parroquia, pero a esa hora no hay luz y como en el colegio había gente debe haber pensado que era el lugar indicado”, reflexionó Perramón.

Según comentaron las personas que la pudieron ver, la beba tiene unos ojos hermosos, que seguramente estarán grabados para siempre en la memoria de los chicos que la encontraron y en la de las primeras personas que la atendieron en el Domingo Savio.

Parto con atención profesional

La forma en que la bebita tenía cortado el cordón umbilical hace suponer a los investigadores que la pequeña nació en una clínica o en un hospital.

Es por eso que se está investigando en los centros de salud de la zona, para ver si se puede llegar a establecer qué mujer dio a luz en los últimos siete días.

Esto abre una luz de esperanza en los investigadores, ya que según admitieron, “tenemos más chances de dar con el paradero de la madre”.

Por su parte, la asesora de menores Mónica Belenguer, confirmó que la bebita “tiene buen peso y estaba muy cuidada”. La beba no tenía ningún signo de desnutrición, y en el hospital “Francisco López Lima” se le estaban haciendo todos los estudios que se le realizan a los recién nacidos.

“Por suerte la encontraron enseguida y no pasó la madrugada a la intemperie”, señaló Belenguer.

Una de las hipótesis más fuerte, es que la joven podría ser de Neuquén. Uno de los indicios es la bolsa de una reconocida casa de deportes de la capital neuquina.

En tanto, la jueza Margarita Carrasco señaló que “recién se está comenzando con la investigación”. No quiso aventurar hipótesis, ni tampoco si la pequeña será entregada en adopción.


Comentarios


Con apenas una semana de vida, la dejaron en la puerta de un colegio