Con botellas, llenaron de reclamos Casa de Gobierno

Hay preocupación en los padres por la falta de entrega de certificados de escolaridad

VIEDMA (AV).- Más de 400 personas entre padres, alumnos y docentes se movilizaron ayer en Viedma. La defensa de la escuela pública fue el tema convocante. Los niños vestían guardapolvos y portaban botellas plásticas vacías con un mensaje en su interior vinculado a la educación.

La plaza San Martín, frente a la Casa de Gobierno, fue el punto de concentración. Desde allí los manifestantes recorrieron las calles céntricas de esta capital batiendo palmas. La ruidosa caravana concluyó en la Casa de Gobierno donde los chicos dejaron las botellas con los mensajes. La nota de ternura y espontaneidad la protagonizó un chiquito de jardín que se desprendió de la columna y corrió a entregar la botella que llevaba a uno de los policías que custodiaba el ingreso a la Casa de Gobierno.

La portación de envases con mensajes tuvo la intención de graficar que si el Estado no presta el servicio educativo los cerebros de los niños quedarán tan vacíos como esas botellas.

Los padres de los alumnos comprenden el reclamo de los docentes pero también están preocupados porque muchos de ellos -en las escuelas donde no se dictan clases- no pueden obtener el certificado de escolaridad que significa una ayuda económica, hoy más que nunca necesaria.

Al no estar matriculados los chicos, condición a la que se accede con la actividad escolar, no se pueden extender estas certificaciones y existe un plazo para su presentación próxima a vencer. Varios de esos padres han recurrido a la Defensora del Pueblo.

Por esta razón Nilda Nervi de Belloso pidió informes al ministerio de Educación para que responda sobre cuáles son las razones por las que no se certifica la condición de regular de aquellos alumnos del sistema educativo provincial afectados por las medidas de retención de servicios de los docentes, y que impiden a sus padres cobrar asignaciones familiares.

La actuación de oficio se concretó ante las inquietudes planteadas por padres perjudicados, tomando en cuenta que en la primer quincena de mayo vence el plazo para la presentación de ese requisito ante los empleadores.

La Defensora consideró que se agrava aún más la situación de aquellos trabajadores temporarios que cesan sus tareas en los próximos días, quienes temen por la pérdida del beneficio.

Al respecto, la resolución de Nervi de Belloso pide al ministerio que informe qué gestiones se realizaron ante la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para contemplar la excepcionalidad de los casos de los temporarios que no pueden presentar durante la vigencia de su contrato de trabajo el certificado aludido.

Los temporarios están preocupados

ROCA (AR).- El plazo para que el empleado demuestre que su hijo cursa el nivel primario o secundario es de 60 días posteriores al inicio del ciclo lectivo y si a esa fecha no presentó el certificado, no accederá al cobro de la ayuda escolar. Como en la provincia (salvo en Viedma) aún no hubo un solo día de clases, no hay posibilidades de que se extienda tal documentación y con la seguridad de que en marzo no habrá actividad en las escuelas es casi un hecho que los 226 pesos que representa cada chico pasarán al olvido.

Quienes más afectados se ven ante este panorama son los empleados temporarios. Las normas vigentes hablan de la necesidad de que el empleado se encuentre en actividad para percibir el beneficio y no son pocos -en especial los relacionados con la fruticultura- los que en abril ya no estarán con trabajo y perderían la ayuda correspondiente a marzo.

La única alternativa que abriría una luz de esperanza es que la administración nacional de la Anses intervenga y defina la obligatoriedad de los pagos. Una fuente del organismo en Roca señaló que se realizó un reclamo a Buenos Aires para que se tome una decisión sobre el caso rionegrino, pero hasta ayer las respuestas no aparecían.

El certificado de escolaridad que cada padre presenta en marzo es vital para los empleadores. Se trata de la única constancia que existe para confirmar la presencia del chico en un aula y que su edad no supera el límite establecido.


Comentarios


Con botellas, llenaron de reclamos Casa de Gobierno