Con cara de pocos amigos



BUENOS AIRES (ABA).- ¿Hay alguna posibilidad de acuerdo entre duhaldistas y kirchneristas después del 23 de octubre, como se atrevió a insinuar Alberto Balestrini, hoy soldado del oficialismo patagónico? La respuesta tajante es: no.

“No he llegado hasta acá para pactar después”, dijo el presidente en la intimidad, más que enojado por las desafortunadas y/o sospechosas declaraciones de Balestrini. “No hay vuelta atrás. Está muy claro que somos dos proyectos diferentes”, fue la definición de “Chiche” Duhalde.

Las declaraciones de Balestrini son parte de la confusión que envuelve al candidato a diputado desde el primer día de su postulación. Antes de romperse el peronismo, el intendente de La Matanza, le había pedido a Duhalde que lo llevase en su lista porque, cansado, quería abandonar la jefatura comunal.

Después de la ruptura, su relación amistosa con el gobernador Felipe Solá, lo llevó a las aguas kirchneristas, y el Presidente lo bendijo conocer del impacto electoral y político del populoso partido del Gran Buenos Aires.

Las manifestaciones a un matutino porteño hablando de la necesidad de entablar diálogos con el duhaldismo después del 23 de octubre, enojaron al presidente, quien a través de Alberto Fernández señaló que no había que soñar con la posibilidad de un acuerdo de esa naturaleza.

“Pasaremos por encima al duhaldismo”, sostuvieron en la Rosada, donde confían en que Cristina puede sacar casi un 50% de los votos: “es un escenario donde se puede repetir el fenómeno de la Alianza en el 97. Cristina ha perforado el voto peronista y convoca a radicales, independientes, y hasta votantes de (Ricardo) López Murphy”.

El mismo López Murphy se sorprendió cuando le entregaron la encuesta encargada por su comando, que le da a Cristina unos 30 puntos de diferencia sobre “Chiche”. “A la senadora por Santa Cruz no hay con que darle”, dijo el economista acordándose un poco tarde que su rival era la esposa de Duhalde. En las oficinas de “Chiche” descalifican las proyecciones en su contra.

El encuestador Felipe Noguera realizó un simulacro de voto en 1200 casos, con base en el conurbano y en el interior, que le otorga a Cristina una superioridad de solo 10 puntos. Pero en la Rosada insisten con márgenes abrumadores y presagian el “desinfle” de “Chiche”. En tal sentido, revelan que muchos intendentes duhaldistas ya están pidiendo auxilio.

La orden del presidente, empero, es que “el que no vino cuando lo convocamos, no vendrá ahora”. Además, los datos que maneja el pingüino señalan que se acortan las diferencias en dos distritos difíciles como Santa Fe y Neuquén, donde el Frente para la Victoria corre de atrás.

Notas asociadas: ELECCIONES LEGISLATIVAS: Un herido grave en duro choque en el PJ bonaerense

Notas asociadas: ELECCIONES LEGISLATIVAS: Un herido grave en duro choque en el PJ bonaerense


Comentarios


Con cara de pocos amigos