Con cortes de rutas, calles y temor por incidentes, se inicia hoy la protesta

La llave del éxito para los gremios estará en las rutas. De la Rúa se quejó: "A Menem no le pararon".

El gobierno de Fernando De la Rúa deberá enfrentar hoy y mañana la mayor protesta sindical desde que asumió el poder en diciembre.

Mientras crece en el país la tensión social, la CGT-Disidente y la Central de Trabajadores Argentinos apuestan hoy a los cortes de ruta como llave de éxito para el paro de 36 horas, al que se sumará mañana la CGT oficial liderada por Rodolfo Daer.

El presidente Fernando De la Rúa consideró a la protesta como "inverosímil, sin sentido" y se quejó porque "estos que no le pararon a Menem nos paran a nosotros. La gestión del gobierno la evalúa el pueblo. Yo sé que la situación es difícil pero estamos trabajando para superarla", afirmó.

Desde los organizadores de la medida se definió la estrategia de que los gremios del interior apuesten a las marchas y los desocupados a los cortes de rutas para consagrar el éxito de la acción.

La adhesión de transportistas, docentes y estatales, se convirtió en el principal factor que preanuncia la paralización de las actividades en todo el país.

Además, en las provincias, las protestas locales por atrasos en el pago de sueldos a estatales y municipales o reclamos de los desocupados por planes laborales confluirán en esta protesta con anunciados cortes de ruta como los que se prevén en Neuquén Tucumán, Misiones, Mendoza, Mar del Plata, Santa Fe y Jujuy.

Los organizadores de las protestas, que no fue considerada ilegal pero sí "ilegítima", esperan que el viernes el paro se sienta con mayor firmeza, ya que el jueves funcionarán los transportes para que los trabajadores puedan regresar a sus hogares.

De todas formas, la CGT-Disidente que encabeza Hugo Moyano organizó para hoy, a partir del mediodía, la instalación de ollas populares en la Plaza de Mayo y un acto de mujeres, con cacerolazos, frente al Congreso de la Nación.

También habrá cortes de rutas, calles y avenidas en la Capital Federal y el interior del país, con el fin de evitar que los trabajadores puedan concurrir a sus tareas, sobre todo el viernes, lo que preocupa a las autoridades.

Además, el gobierno teme que durante la huelga se produzcan nuevos ataques de activistas a colectivos, taxis y trenes, como los registrados en los últimas horas y que hasta anoche sumaban más de 100, para garantizar la paralización de esos transportes.

A raíz de los destrozos, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, aseguró que "el presidente (Fernando De la Rúa) firmó un decreto por el cual, para garantizar justamente que los transportes y la gente puedan salir con tranquilidad, el Estado va a aplicar un seguro en el caso de problemas que pueda haber durante la huelga".

Los conductores de locomotoras (La Fraternidad) ya anunciaron que interrumpirán el paso de los trenes con cortes de vías.

Por esa razón, el ministerio del Interior tomó recaudos para garantizar la seguridad en todo el país y evitar hechos de violencia.

De la Rúa y el ministerio de Trabajo exhortaron a las centrales obreras para que cumplan con la reglamentación del derecho de huelga y garanticen el funcionamiento de los servicios básicos para la sociedad, como así también que eviten actos de violencia con los cortes.

Pero los gremios rechazaron ese llamado, por lo que el gobierno podría ir a la justicia para que se sancione a las organizaciones rebeldes.

Bullrich vs. Daer

Anoche, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, y el titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer, protagonizaron un debate por televisión en el que no se sacaron grandes diferencias.

En el marco del programa "A dos voces", que se emite por el canal de Cable TN, Daer desplegó desde el vamos -en el primer bloque- los motivos por los cuales se llamaba a la huelga nacional y pareció colocar a la ministra contra las cuerdas.

"El paro lo provocó el gobierno tomando medidas reaccionarias e impopulares, robando a los trabajadores que se jubilen 200 pesos, violando al Parlamento. El paro es la consecuencia de un proceso que comenzó con el impuestazo y la rebaja salarial", se despachó Daer.

Lejos de entrar en el terreno de las polémicas medidas que adoptó la Alianza desde que asumió al gobierno, la ministra sólo atinó a cuestionar el momento en el que se realiza la medida de fuerza: "Cuando el país atraviesa un momento difícil, cuando necesitamos de todos, llega el paro". "El paro viene a obstaculizar un momento en el que el país necesita de todos", insistió la funcionaria, tras lo cual trató de refutar algunos argumentos de Daer.

(DyN e Infosic)

Prevén pérdidas por 800 millones

El gobierno aseguró ayer que el paro convocado por las tres centrales sindicales implicará pérdidas por 800 millones de dólares para el país y advirtió que los sindicatos que no garanticen la prestación mínima de los servicios públicos "podrían perder la personería gremial". El vocero presidencial, Ricardo Ostuni aseguró que "el gobierno tomará todas las medidas que sean necesarias para garantizar los servicios públicos y la libertad de trabajo".

Ratificó que debe garantizarse el funcionamiento del 50% de los servicios básicos -como transporte y guardias en hospitales- y afirmó que si los gremios que no cumplan con esa exigencia "corren el riesgo de perder la personería gremial".

El funcionario admitió que el paro podría tener alto impacto porque "mucha gente tal vez no vaya a trabajar por miedo", pero desafió a los organizadores a "no realizar actos de amedrentamiento y dejar libertad absoluta a los trabajadores a ver cuántos responden" a la huelga.

Ostuni se quejó porque el paro ocasionará pérdidas por 800 millones de dólares para la economía nacional y advirtió a los sindicatos a no cometer hechos de violencia porque de lo contrario el gobierno podría declarar la ilegalidad de la medida.

"Vamos a ver cómo transcurren los hechos porque no necesariamente hay que declarar la ilegalidad del paro antes de que comience", sostuvo el vocero presidencial.

De cualquier manera, Ostuni reconoció que "hay que ser cauto" con la posibilidad de declarar ilegal la huelga porque podrían recibir sanciones los trabajadores que no fueron a sus puestos laborales por falta de transporte público.

Pero también consideró que "sobran los motivos para declararlo ilegal" al paro de 36 horas que se realizará desde el mediodía de mañana hasta el último minuto del viernes.

Adhesión desde el Frepaso

Un grupo de 12 diputados del Frepaso adhirieron ayer al paro de 36 horas convocado por las centrales sindicales CTA y MTA, y pidieron que "la misma vehemencia e inflexibilidad que muestran algunos funcionarios frente al reclamo de los trabajadores sea exhibida ante los grandes grupos económicos".

Los firmantes de la adhesión fueron los diputados frepasistas Eduardo Macaluse, Graciela Ocaña, Elsa Quiroz, Gustavo Cardesa, Alfredo Villalba, Jorge Giles, Marcela Bordenave, María América González, Federico Soñez, José Luis Lanza, Alicia Castro y Ramón Torres Molina.

La Organización de Trabajadores Radicales (OTR) también se sumó, por entender que existen "condiciones objetivas" que justifican la huelga.

Camioneros arremetieron contra piquete

COMODORO.- Alrededor de 100 camiones, con el expeditivo recurso de encarar contra los piquetes, lograron ayer que se levantara -a la fuerza- el corte de la ruta nacional 3, en protesta por el recorte de los subsidios a los combustibles en la Patagonia.

Los camioneros aprovecharon la debilidad de los piqueteros, que para entonces no eran más de 20, estaban divididos entre sí y sus rencillas eran imposibles de ocultar.

Esta situación fue aprovechada por los efectivos del Grupo Especial de la Policía de Chubut para quitar rápidamente las cubiertas.


Comentarios


Con cortes de rutas, calles y temor por incidentes, se inicia hoy la protesta