Con diabetes, ciego y en total desamparo



CATRIEL (ACA).- Andrés Alfredo Pérez padece diabetes. A consecuencia de la enfermedad le cortaron las piernas a la altura de las rodillas y quedó totalmente ciego desde hace cuatro años. Es catrielense desde hace 35 años, aunque mientras pudo, trabajó en distintas ciudades.

Cobraba una pensión graciable en Rincón de los Sauces, pero -según cuenta- gente de Anses lo hizo renunciar para tramitarle la pensión nacional, pero pasaron siete años y ese beneficio aún no llega.

Debe llevar una dieta estricta, pero le dan tickets de un plan asistencial de 50 pesos y hacía tres meses que no los recibía. El municipio le dio dos veces 200 pesos el año pasado y otra suma similar días atrás, con lo que no puede comer lo que le recomiendan los médicos, empeorando su salud cada día.

Ayer, el legislador Ramón Villablanca se interesó en el tema y se comprometió a acompañarlo con algunas gestiones, entre otras en la Defensoría del Pueblo de la provincia.

El hombre se mueve dentro de su casa por sus propios medios, caminando sobre lo que le queda de piernas. Es que su mujer tiene problemas de columna vertebral y no puede cargar con los 80 kilos de su concubino, según él mismo explica.

En Santa Rosa, La Pampa, un oftalmólogo le dijo que si se operaba podría recuperar la visión. Su yerno iba a pagarle la cirugía, pero se quedó sin trabajo y la única posibilidad que tenía desapareció. “Si yo pudiera ver, alguna cosa podría hacer como para ganarme la vida, pero así es imposible”, dice resignado Andrés Pérez.

“Yo trabajaba por todos lados como albañil. Estaba trabajando en Rincón de Los Sauces cuando me atacó esta enfermedad en el año 1997. En el 2001 me cortaron una pierna. Entonces inicié los trámites por una pensión nacional y me dijeron que por una pierna no me correspondía. Me dieron una pensión graciable de 300 pesos en Neuquén que cobre hasta hace más o menos medio año atrás. Ya hace unos años me vine a Catriel porque tenemos la casa de mi esposa. Pero la gente de Anses me dijo que renunciara a la pensión de Neuquén para poder acceder a la pensión nacional. Así lo hice. Hace poco tiempo atrás le pregunté a una mujer de Anses que vino a Catriel y me dijo que con suerte eso podría salir el año que viene. Me quedé sin nada. Sólo tenemos la jubilación de 600 pesos de mi señora”.


Comentarios


Con diabetes, ciego y en total desamparo