Con el Catedral a pleno de nieve cambió el humor en Bariloche

Sugieren cambiar las fechas para que la temporada se extienda hasta mediados de octubre. “Terminamos con más nieve que cuando arrancamos”, alegan.



“A primeira cosa que vocé tem que aprender é controlar o seus esquís”, indicaba Belén, una instructora de esquí a dos niños brasileños, mientras les enseñaba a frenar en la nieve.

Unos metros más adelante, gran cantidad de chicos y grandes ascendían una y otra vez a través del poma, los instructores se cansaban de hacer demostraciones con esquíes o alguna tabla de snowboard, de vez en cuando, alguien resbalaba en la nieve en el intento por deslizarse y muchos otros formaban fila para subir a los medios de elevación.

La postal del cerro Catedral sin nieve y el malhumor social de una semana atrás quedó en el olvido. Con una temperatura de cuatro grados en la base y dos grados bajo cero en la cumbre, sin viento, miles de personas disfrutaron de la jornada ayer en el cerro Catedral.

Luego de las últimas nevadas, Catedral Alta Patagonia logró habilitar las pistas Punta Nevada y Lynch, intermedias para esquiadores con conocimiento, y el camino ABC Norte ayer al mediodía.

En las últimas 24 horas, cayeron 25 centímetros de nieve polvo en la cumbre, acumulándose unos 55 centímetros. En tanto, los principiantes en el esquí y snowboard pudieron debutar y disfrutar de los siete centímetros de nieve en la base del cerro.

“Trajimos la nieve”

“Decidimos con mi familia venir a esquiar y por suerte, trajimos la nieve. Veníamos siguiendo los pronósticos pero por suerte, pudimos disfrutarlo. La única queja es la boletería de la empresa concesionaria del cerro: perdés una hora y media ahí”, señaló Alejandra, de Buenos Aires, al tiempo que intentaba detener sus esquíes.

Santino, un misionero de siete años, llegó a Bariloche el lunes con su familia y pidió tomar clases de snowboard: “Quería probar y ya casi me sale. Es la primera vez que venimos y me llama la atención que no siento nada de frío. Es más, practicando con la tabla siento calor”, mencionó, acompañado por su instructor Fabián Fuentealba, un barilochense que trabaja en el cerro desde hace 12 años.

“Los últimos inviernos arrancan tarde. Sólo hay que correrse un poco. Ojalá que este año la temporada termine a mediados de octubre y no en septiembre. Porque siempre terminamos con más nieve que cuando empezamos”, sugirió Fuentealba.

“También trabajo las temporadas en Andalo, Italia, y allí estamos con la soga al cuello porque la nieve llega recién a fines de enero”.

Fernando Pastor, instructor de esquí desde hace 32 años.

“El paisaje es increíble, la experiencia es maravillosa y, francamente, compensa el frío”.

Guillermo, turista llegado de Río de Janeiro.

Datos

“También trabajo las temporadas en Andalo, Italia, y allí estamos con la soga al cuello porque la nieve llega recién a fines de enero”.
“El paisaje es increíble, la experiencia es maravillosa y, francamente, compensa el frío”.

Temas

Río Negro

Comentarios


Con el Catedral a pleno de nieve cambió el humor en Bariloche