Con la fuerza y el vigor del Romanticismo germano

El Trío de Viena volvió a sorprender al público de la región, (como ocurrió en el 2006), por su magnífica interpretación en el ciclo de Armonicus de Neuquén, de obras escritas para piano, violín y violoncello de Joseph Haydn, Bedrich Smetana y Felix Mendelssohn

En una función patrocinada por "Fundación Diadema Capex", el trío austríaco abordó en el concierto del pasado viernes 21, obras de atracción indudable con solvencia y espíritu camarístico.

De las diferentes combinaciones que registra el trío instrumental, el más difundido es el formado por piano, violín y violoncello, y es por lo mismo que ostenta una literatura más numerosa, con el añadido de que las composiciones a él destinadas suelen ser por rara y maravillosa coincidencia, obras maestras dentro de la producción de sus respectivos autores.

La función comenzó con un bello y lírico Trío en Sol mayor de Haydn, con un admirable balance tímbrico y sonoro, y sus tres movimientos remataron en un "Rondó" de clásica formalidad que despertó el calor del aplauso.

Siguió con el Trío con piano en sol menor que Smetana escribió tras la muerte de su hija mayor y el resultado es una obra fuertemente expresiva, que busca traducir en ella dolor y ternura. La intensidad del trabajo creador de este compositor, fue cabalmente expuesto por Wolfgang Redik en violín, Matthias Gredler en violoncello y Stefan Mendl en piano.

El cierre del concierto fue con Mendelssohn, en plenitud de su inspiración, a través del Trío con piano en do menor. El grupo lo transmitió con apasionamiento, en especial en su cuarto movimiento, que representa la idea de equilibrio formal, elegancia melódica, imaginación y acusado control, fundido con un vigor del Romanticismo germano.

Como bis y en agradecimiento de los aplausos de la sala, interpretaron el tercer movimiento del Trío Nº 2 de otro famoso austríaco: Franz Schubert.

En el concierto Armonicus recordó dos fechas especiales que se conmemoran en el ambiente musical de este año, y son los bicentenarios del fallecimiento de Joseph Haydn y del nacimiento de Felix Mendelssohn.

 

JUAN CARLOS TARIFA


Comentarios


Con la fuerza y el vigor del Romanticismo germano