Con la mirada puesta atrás



#

Ya es un tema recurrente. Boca pierde y todas la miradas se posan atrás. El equipo de Abel Alves sufre con una defensa endeble, que el último sábado ante Newell’s, recibió tres goles en 18 minutos y ya acumula siete en los tres partidos que lleva el Clausura. El arco de Roberto Abbondanzieri fue vulnerado dos veces por Argentinos (ambos de pelota parada), uno por Lanús (de cabeza) y los cuatro de Newell´s (el primero de balón detenido). Si a los que recibió en el actual torneo, se le suman los que sufrió en el verano (3 de San Lorenzo, 4 de Estudiantes y 4 de River, en dos cotejos), Boca vio caer su valla 18 veces en 7 partidos. “Lo de la defensa ya viene de antes y hay que seguir trabajando y hablar mucho con los jugadores en la semana...Ahora hay que seguir, vamos a salir de esta situación”, dijo el entrenador Abel Alves, que dejó la puerta abierta a un recambio: “Lo veremos más adelante, pero si tienen que jugar, los chicos van a tener su oportunidad”. Ayer salió a hacer declaraciones el juvenil zaguero Ezequiel Muñoz. El central reconoció la endeblez de la última línea, pero aclaró que cuando se pierde, la derrota es de todos: “Cuando ganamos, ganamos los 11, y cuando perdemos perdemos todos. Hay que hablar del equipo y no tanto de la defensa. Tenemos que corregir muchas cosas en los entrenamientos”, agregó el central.

Paletta, Morel, Ibarra y una defensa xeneize que no se afirma.

AP


Comentarios


Con la mirada puesta atrás