Con la tasa de interés “pisada”, los depósitos crecen menos



El poco o mucho excedente económico que pueda tener una persona lo destina al ahorro y/o consumo. La principal herramienta para influir sobre la ponderación que tendrá cada uso sobre el total es la tasa de interés. El problema en nuestro país es que, con una tasa de inflación anual cercana al 30% y una devaluación anualizada que ronda el 80% esta semana, un nivel de tasas de interés pasivas que no supera el 20% anual no es incentivo para ahorrar. Por lo cual no resulta sorprendente que la gente se resista a dejar su dinero en los bancos, obteniendo por ello un rendimiento negativo en términos reales. Según el último informe monetario semanal difundido este viernes por el Banco Central, los depósitos del sector privado crecieron un 30,7% interanual, por debajo del ritmo registrado en el 2012 (41%). El plazo promedio de las colocaciones a plazo se mantuvo estable en torno a los 85 días. Del otro lado del mostrador, los préstamos a privados evidenciaron una alza interanual del 35,2%. Esta diferencia de tasa de crecimiento es algo que se observa desde hace varios meses y que afecta cada vez más la liquidez de las entidades bancarias, justamente en un mes con fuerte estacionalidad donde tanto las personas como las empresas necesitan más liquidez para hacer frente a las remuneraciones, gastos de las Fiestas y vacaciones, entre otros motivos. Esto explica en gran parte la suba de la tasa interbancaria (call), la cual es determinante para el costo de los préstamos al sector privado. Por su parte, la Badlar de bancos privados subió dos puntos porcentuales en los últimos dos meses ubicándose en 20,75, desafiando los “deseos navideños” de Kicillof. Para el ministro de Economía, tasas más altas podrían comprometer la actividad económica. Ante la demanda de pesos del sector privado, prácticamente el único oferente es el Central, que en los últimos meses asumió una conducta más moderada en cuanto a la cantidad de dinero emitido, al menos cuando se la compara con el comportamiento del 2012, donde la expansión de la Base Monetaria llegó al 38% anual. En lo que va de este 2013 el dinero de alta potencia creció 22,3%, siendo la venta de divisas el principal factor que explica esta contracción. A través de las licitaciones de Lebacs el organismo monetario también retiró $ 8.500 millones de la plaza. Aunque en la primer semana de diciembre inyectó $17.000 millones, cifra que todavía está lejos de los $ 39.000 millones de diciembre del 2012.


Comentarios


Con la tasa de interés “pisada”, los depósitos crecen menos