Con Rucci sí, con el “Loro” Miguel no

Detalles y el contexto en que se definió el asesinato del líder de la CGT.



-El asesinato de un joven militante de la JP en julio del ´73, por parte de un colaborador de José Rucci, aceleró el distanciamiento ya existente entre Montoneros y aquel conductor de la CGT sobre el que el grupo armado ya tenía ajustada la mira.

 

* * *

-Montoneros jamás desarrolló planes destinados a asesinar a Lorenzo Miguel, líder en aquellos años de las por entonces poderosas UOM y 62 Organizaciones, dos planos del esquema sindical en nada afines con el ideario de la guerrilla peronista.

 

Estas reflexiones fueron formuladas días atrás por fuentes de muy diferente posicionamiento ideológico en aquellos años, pero a los que “Río Negro” logró sentar en un mismo espacio, durante dos horas en “Nucha”. Las fuentes son: un oficial de Inteligencia del Ejército, hoy en situación de retiro, y dos ex cuadros de la JP en aquel ´73 que con el tiempo devinieron en Montoneros.

El contacto fue pactado con coincidencias de las fuentes en dos cuestiones.

Una, evitar debate sobre temas ideológicos. “En todo caso más adelante”, dijo el militar, y aceptaron los ex guerrilleros.

Otra, que el diálogo se centrara en cuestiones tácticas sobre la violencia política que marcó al país en los ´70. “Un tiempo para ni siquiera vivir una sola vez”, podría ser en apretada síntesis y, parafraseando al británico Martin Amis, la conclusión que se extrae de la mirada que las fuentes tienen hoy sobre ese pasado.

A la luz de la repercusión actual del libro “Operación Traviata. ¿Quién mató a Rucci?”, del contacto mantenido con las fuentes mencionadas hoy publicamos algunos de los temas relacionados con ese hecho.

-Yo recuerdo muy bien -dijo una de las fuentes peronistas- una muerte que impactó mucho entre nosotros: la de un pibe de la JP de San Nicolás, Benito Spahn. Lo asesinó un tipo vinculado a la CGT y con relaciones con la UOM de esa zona. Esa muerte caló muy hondo entre nosotros? Veníamos de Ezeiza, de varias semanas con ametrallamientos de nuestros locales en todo el país, todas acciones de bandas sindicales. Con los días se supo que Cardozo estaba muy relacionado con Rucci desde los tiempos en que éste manejaba la UOM de San Nicolás. Tengo que con ese crimen se intensificó a lo largo y ancho de la JP y Montoneros la bronca con Rucci, que venía por otras cuestiones, pero se intensificó la idea de que era un blanco? La muerte de Spahn nos hacía mirar hacia Rucci, aunque él no tuviera nada que ver?

Rastreando ese asesinato, “Río Negro” supo que el caso es abordado por uno de los investigadores con mayor rigor en el análisis de la violencia de los ´70: Sergio Bufano. En un número de la revista “Lucha Armada”, bajo el título “Perón y la Triple A”, avalado por una lista de víctimas de grupos de derecha suministrada por Latin America Studies Association y publicada en 1978 por la Universidad de México, Bufano sostiene que el 22 de julio del ´73 “Benito Spahn, miembro de la JP que había sido objeto de amenazas por parte de gremialistas adictos a la CGT durante el proceso electoral de marzo, fue asesinado por Tomás Roberto Cardozo, guardaespaldas de José Rucci, titular de la CGT”.

Para interiorizarse más en el caso, este diario tomó contacto con uno de los familiares del joven Spahn, residente en San Nicolás: Pablo Spahn.

-Benito era tío mío. Yo tenía un año cuando lo asesinaron. Fue en un baile organizado para recaudar fondos para un barrio. Mi tío estaba, según sé, en el mostrador de la cantina cuando entró Cardozo, que se dirigió lentamente a mi tío y lo mató de un balazo. Luego se fue caminando y subió a un auto que lo esperaba y que era de la CGT o de la UOM.

-¿Cardozo fue detenido?

-Hubo una causa pero no pasó nada. En el ´84, ya en democracia, mi padre se presentó para saber cómo estaba esa causa, pero no pasó nada. Cardozo vive en San Nicolás, en el centro? Creo que tiene negocios en Ramallo.

Por su parte, la otra fuente de Montoneros que participó del encuentro en “Nucha” destacó.

-El asesinato de ese pibe, jovencito, militante de superficie, blanco fácil, blanco para meter miedo, no fue por supuesto el único por esos días que sufrimos? Pero cuando nos enteramos de que su asesino era hombre de Rucci, ya no importó él sino Rucci. Así se razonaba en todo el encuadramiento, con independencia que no fue ese asesinato lo que transformó a Rucci en blanco? hubo un todo.

-¿Entonces fue Montoneros? -preguntó este diario.

-No obra en actas, pero a esta altura de la noche, en fin -reflexionó la fuente.

-¿Y con Lorenzo Miguel por qué nunca se metieron? -le preguntó el militar.

-Eso ya está muy claro, hay mucho escrito. Con el “Loro” la cúpula de “Montos” siempre tuvo un piso mínimo de vínculos personales, algo que garantizó, en el marco de las profundas diferencias que existían entre sí, ausencia de violencia directa entre sí? Lorenzo tenía otro estilo -respondió

-Era más político que Rucci, más negociador. Era peronista, por supuesto. Pero no tanto de Perón, como era Rucci. Miguel? ya está muy escrito todo esto, venía de escuela vandorista: pragmático. En cambio Rucci, lo definió muy bien Juan Manuel Abal Medina: mal político? emociones muy fuertes, peronista del ´45, facistoide -comentó la otra fuente de pasado montonero. Y acotó:

-Lorenzo incluso blindó autos para la organización.

-Sí, un Peugeot para Galimberti -intervino este diario.

-No sólo para Galimberti y no sólo ahí sino en talleres de San Martín? pero sí, siempre Peugeot, rápidos, versátiles? Pero quiero aclarar algo: que no se atacara a Lorenzo directamente no significaba ausencia de violencia con el resto de la UOM? Lo dice todo lo que pasó en Bahía, en la cadena de seccionales de la UOM que van de San Tigre a Rosario, ahí fue a cara de perro.

Intervino entonces “Río Negro”:

-Sintetizando: “A Rucci sí, al ´Loro´ no”? Se habló recién de Abal Medina, que nunca fue “monto” pero sí buscó nexos entre partes peronistas para evitar lo que no se pudo evitar: la guerra entre peronistas. Tuvo buena relación con Lorenzo Miguel. Se sabe que un día fue a verlo a la UOM y que un custodio de Miguel se puso loco porque consideraba que Lorenzo no podía recibir a un “bolche”?

-El “caso Dubchak”? el polaco Dubchak -recordó el militar.

-Según he leído hace años, lo tenía harto a Miguel por su intemperancia. Una versión dice que lo metieron en la caldera de la UOM y nunca más?

-Ya en democracia hubo una investigación. No pasó nada -señaló el militar y la conversación sobre aquellos fieros años siguió rumbo a la media tarde.

 

CARLOS TORRENGO

carlostorrengo@hotmail.com


Comentarios


Con Rucci sí, con el "Loro" Miguel no