Con un plan de acción, Unter espera una respuesta

Fijaron tiempo hasta el 8 de agosto para decidir cómo sigue la protesta.



ROCA (AR).- "Ante la falta de respuestas por parte del gobierno provincial a la demanda de recomposición salarial y frente a la situación edilicia y de condiciones laborales de las escuelas, hemos decidido impulsar por unanimidad un plan de acción que será analizado y discutido en cada seccional, previo al Congreso Extraordinario del 8 de agosto" La decisión fue tomada ayer en Roca en el Plenario de Secretarios Generales del gremio de los docentes rionegrinos Unter y comunicada en ese tono formal por su titular, Aurelio Vázquez. Primer capítulo de una historia que amenaza seguir y no con buenos augurios. Sobre todo si los docentes aseguran sentirse "empujados al conflicto" "¿Qué puede implicar un plan de lucha?, se le preguntó a Vázquez ayer. "Paros, movilizaciones, retiros anticipados de las aulas. Falta que los compañeros decidan cómo sigue esto", aseguró.

Aunque en verdad, la palabra última y definitiva en cuanto a lo que sucederá con las clases en toda la provincia recién se conocerá el viernes 8 de agosto, lo cierto es que ayer ya quedó en claro que la relación entre los maestros y el gobierno provincial vuelve al punto en que quedó luego de la pasada protesta en reclamo de mejoras salariales y que los que se vienen, no serán días fáciles.

En medio de todo esto, la Unter confirmó que las ciudades con escuelas sin clases son Sierra Grande, Cipolletti, Roca, Catriel, Conesa y Allen, en donde hay unos 1.800 alumnos sin clases. En total, y de acuerdo a información suministrada por Unter, en toda la provincia los chicos sin clases serían unos 5.500.

 Compás de espera 

"Cada secretario se vuelve a su seccional y allí se discutirá durante la semana cómo va a seguir este plan, para finalmente el viernes 8-también en Roca-definir qué haremos", señaló el titular de Unter El Plenario reunió a la mayoría de las seccionales de la provincia y sólo estuvieron ausentes El Bolsón, Jacobacci y Sur Medio, precisamente la ausencia de esas localidades hizo que se retrasara dos días más la definición de lo que pasará con la medida gremial "Reclamamos una recomposición del salario-que no se mueve desde el año 92-y que lleve el básico a un piso de 500 pesos, el cese de los descuentos, el descongelamiento de la antiguedad y el urgente arreglo de la situación edilicia de los establecimientos", coincidieron los representantes sindicales en un comunicado difundido luego del encuentro.

Todos y cada uno de los docentes consultados ayer a la tarde insitieron en todo mo

mento que la reunión y las medidas a adoptar no estaban motivadas por cuestiones electorales, sino que el mismo pedido ya lleva varios meses sin respuestas por parte del Ejecutivo provincial.

"La provincia lleva recaudados en los primeros cinco meses del año 150 millones más que en ese mismo período del año pasado. Por otro lado, ha recaudado 10 millones del Fondo Social para la Educación. Pese a esto, el gobierno no da respuestas a la necesidad de una recomposición salarial, ni al mantenimiento y refacción de escuelas, medidas mínimas para garantizar un normal funcionamiento del sistema educativo. Este abandono empuja al conflicto y a los trabajadores de la educación a denunciar la situación", agrega el comunicado Las posturas que ayer se conocieron de las seccionales del interior de la provincia indican que, por ejemplo en Viedma, "la idea es ir al diálogo con el gobierno, pero no aceptar una negativa. El reclamo es más que justo". En tanto, otro representante aseguró que "antes de venir recorrí algunas escuelas para ver cómo estaba el clima entre los maestros, y te puedo asegurar que hay mucha bronca", dijo.


Comentarios


Con un plan de acción, Unter espera una respuesta