Con una centroizquierda no contaminada

ANÁLISIS

arnaldo paganetti

“Es una separación transitoria, no una ruptura definitiva. Algunos están muy apurados, pero para nosotros este es el camino correcto”. El senador santafesino Juan Carlos Zabalza, se refirió así a la bifurcación entre el Partido Socialista y la UCR que, para las presidenciales de octubre, llevará como candidatos a Hermes Binner y Ricardo Alfonsín que, además de enfrentar a la fórmula del kirchnerismo, competirán entre sí. ¿Es cierto que el 99% de las posibilidades es que Binner acepte la nominación y que sea secundado por Margarita Stolbizer, del GEN?, preguntó “Río Negro”. Zabalza, mano derecha del gobernador de Santa Fe, lanza una carcajada: “hay que esperar a que delibere nuestro Congreso, el sábado, pero desde que se produjo la disociación con el radicalismo por su corrimiento hacia De Narváez, nosotros seguimos en la misma: y estamos empeñados en ofrecerle a la sociedad una alternativa nacional de centro izquierda. Dirigentes como Fernando “Pino” Solanas, de Proyecto Sur; el cordobés Luis Juez o e sindicalista Víctor De Gennaro, hacían explícita anoche la conformación de un nuevo binomio representativo del progresismo, distante tanto del Justicialismo como de la UCR. Zabalza, fiel al estilo moderado y pausado del PS, dio rodeos para llegar al mismo resultado: “Binner se siente comprometido y dispuesto a fortalecer los acuerdos, pese a que el radicalismo en esta coyuntura nos soltó la mano. Nada de lo que pasa en el país nos resbala”. Ante la requisitoria de este diario, confió en que la alianza con el radicalismo donde gobierna actualmente el Frente Progresista (Santa Fe), no se desarticulará para beneficio del Frente para la Victoria. “Allí hay un comportamiento maduro y coincidimos en que hay que privilegiar la actual sociedad, independientemente de las opciones electorales para octubre”. Trató de mostrarse respetuoso de la decisión de Alfonsín de conciliar con el PJ disidente para tratar de “ganarle al kirchnerismo”. Sin embargo, hizo notar la forma de construcción de Binner: “Pone ladrillos de abajo hacia arriba. Hay etapas que no se pueden saltear. En Santa Fe hemos logrado experiencia y consolidación de un frente, trabajando en común, y superando contradicciones internas”. En ese punto, aportó un dato clave: “Respetamos las identidades de todos, pero vamos despacio. Otros, se enceguecen, como están apurados, toman atajos que no consideramos transitables”. La proclamación informal de Binner-Stolbizer, fue recibida con agrado por políticos radicales (Federico Storani y Raúl Alconada Sempé, por caso), pero disgustó profundamente a las cúpulas orgánicas del partido. Y en la Casa Rosada se frotaron las manos por la división que se observa en el arco opositor.


Comentarios


Con una centroizquierda no contaminada