Con una escalera, seis presos se fugaron en Roca

Son de alta peligrosidad y se presume que actuaron con la colaboración de policías. Cortaron barrotes de una celda, saltaron un alambrado y corrieron por zona iluminada.



ROCA (AR).- La alcaidía de Roca dejó nuevamente al descubierto la fragilidad de los controles ante la superpoblación de presos. Seis peligrosos internos, que cumplían duras condenas, se sumaron el viernes por la noche a la larga lista de evadidos.

Lo más grave en esta oportunidad es que hay serias sospechas de que los policías encargados de la vigilancia colaboraron con la fuga. Así lo confirmó el jefe de la unidad, Andrés Capsi. El comisario planteó sus dudas, que en caso de no confirmarse igual hablarían de una marcada negligencia de los guardias.

Es que nadie parece haberse dado cuenta que en cuestión de minutos los presos cortaron con una sierra los barrotes de la celda en la que estaban alojados, saltaron un alambrado de casi cuatro metros de altura, atravesaron un campo de más de 40 metros totalmente iluminado cargando una escalera que ellos mismos construyeron con cantoneras y ganaron la calle luego de subir el muro. El paredón es constantemente es controlado por cuatro guardias, que -según informaron fuentes de la alcaidía- en el momento exacto de la fuga no estaban en sus puestos.

Esto no sólo llamó la atención de los responsables de la Cárcel de Encausados sino también del juez Juan Torres, que desde ayer investiga la fuga. Por su parte, Capsi inició un análisis interno ante las fuertes sospechas de que la huida haya recibido apoyo del personal policial. “Es imposible que no los hayan visto, no me pueden hacer creer eso” indicó Capsi.

La fuga recién fue advertida cuando uno de los guardias de relevo -que entraba a las 22- divisó al último de los presos trepado a una escalera de más de cuatro metros y a punto de saltar. El agente disparó varias veces para detenerlo, aunque sin resultados. A partir de ese momento se organizó un gran operativo policial apoyado por varias de las unidades policiales de la ciudad, aunque también fue en vano.

Según se supo, se trata de seis peligrosos delincuentes que participaron de violentos hechos policiales en la región en el último tiempo.

Uno de ellos, Diego Lillo, cumplía condena a cadena perpetua por homicidio múltiple.

Por su parte, se informó que otro evadido es Juan Mansilla, que fue condenado a una pena de nueve años por homicidio y que en el último tiempo enfrentaba un proceso por robo calificado.

Pablo Valenzuela es otro de los evadidos. Se le habían unificado distintas causas abiertas en Río Negro y Neuquén y purgaba una condena a 11 años.

Sin embargo, fuentes policiales admitieron que los que más preocupan a la policía “por los episodios en los que participaron últimamente” son otros dos de los fugados. Se trata de Gastón Barrientos, un joven de 20 años que hace pocos meses junto a otro de los evadidos del viernes, Guillermo Páez, protagonizaron el asalto a mano armado que derivó en la toma de rehenes en la firma LyV de Roca. Ambos tienen vasta experiencia en fugas (ver aparte).

Por su parte Diego Camus estaba detenido y condenado a tres años de prisión por delitos contra la propiedad y es uno de los responsables de haber tomado de rehenes del año pasado a los empleados de la alcaidía para facilitar una fuga masiva de presos.

Capsi no sólo sospecha de “al menos dos” de los guardias encargados de la vigilancia, sino también estima que recibieron apoyo de vecinos del barrio Tiro Federal próximo a la alcaidía que los habrían provisto de “un escondite y de transporte para continuar la fuga”.

Larga experiencia en escapes

Los últimos seis evadidos de la alcaidía roquense no son improvisados y al menos tres de ellos cuentan con vasta experiencia en fugas. Así lo confirman los antecedentes de Guillermo “La Mula” Páez con tres escapes de prisión, Gastón Barrientos, dos veces fugado, y Diego Camus, que una mañana se libró de los policías que lo custodiaban y salió corriendo de los tribunales roquenses, aunque lograron alcanzarlo a 150 metros, según se informó ayer desde la Cárcel de Encausados. Páez es un conocido delincuente allense, juzgado -y absuelto por el beneficio de la duda- por el asesinato de otro famoso personaje del ambiente policial: Omar “El Nene” Rodríguez.

Cuando gozaban de salidas extramuros, junto a Gastón “El Cachetón” Barrientos protagonizaron el cinematográfico asalto con rehenes a la firma LyV. Los detuvieron, pero al poco tiempo Barrientos escapó de la alcaidía y más tarde fue detenido en la terminal, cuando cargaba un arsenal. Además, no se descarta que los evadidos hayan participado de los intentos fallidos de fuga advertidos tiempo atrás, cuando se halló un extenso túnel y se detectaron explosivos arrojados desde el exterior de la alcaidía. (AR)


Comentarios


Con una escalera, seis presos se fugaron en Roca