Condenan a imputados de un crimen en Neuquén

Recibieron penas de diez, nueve y tres años de cárcel.





NEUQUEN (AN).- Fue un crimen "absurdo", la víctima recibió una agresión "desmesurada" y los autores usaron como armas "terribles" cuchillos. Con una sentencia cargada como pocas veces de adjetivos para reflejar la brutalidad del caso bajo examen, la Cámara Primera condenó ayer a 10 y a 9 años de prisión a los dos autores del asesinato del joven Lucas León, ocurrido el 14 de marzo del año pasado en Godoy al 1.800.

Los condenados fueron Alvaro Damián Gaete y José Eliseo Aravena. Un tercer imputado, Oscar Augusto Campos, recibió una pena de 3 años de prisión.

Según estableció la sentencia leída ayer, la madrugada del crimen León estaba reunido con un grupo de amigos identificados como Martín Alvarez, su hermano Emanuel Alvarez y Julio Ancafil.

Por motivos que no están claros, los tres imputados los abordaron, discutieron y al final los agredieron. Gaete y Aravena estaban armados con enormes cuchillos de carnicero, según ellos mismos reconocieron.

León, de 22 años, llevó la peor parte. Los jueces que dictaron sentencia afirmaron que Gaete y Aravena le aplicaron varios cortes y puñaladas, además de trompadas y patadas una vez que cayó al piso.

La herida que le causó la muerte fue una profunda puñalada que penetró 17 centímetros en el vientre y le partió el hígado. El médico forense indicó que la debió causar un cuchillo con una hoja de por lo menos 15 centímetros de largo y 4 de ancho. Gaete tenía en sus manos uno de esas características, según se descubrió durante la investigación del caso.

Los jueces afirmaron que Aravena también tuvo participación en el ataque contra León y por eso lo consideraron coautor del asesinato junto con Gaete. Durante la reconstrucción del crimen que se hizo en abril del año pasado, Aravena había reconocido que esa madrugada estuvo armado y que pudo haber aplicado "un par de golpes" con el cuchillo.

Por otra parte los jueces le atribuyeron a Gaete las graves lesiones que sufrió Emanuel Alvarez, quien salvó su vida después de una compleja operación en el hospita Castro Rendón.

Y a los tres detenidos les atribuyeron el robo de una mochila perteneciente a Martín Alvarez en la que guardaba efectos personales y tres entradas para el recital de Bersuit Vergarabat que iba a realizarse pocos días después.

En conclusión, Gaete fue condenado a 10 años de cárcel por homicidio, lesiones graves y robo; Aravena a 9 años por homicidio y robo, y Campos a 3 años por robo.

Las penas coinciden con lo solicitado por la fiscalía.

En su defensa, los imputados dijeron que había existido un incidente previo al crimen. Relataron que León y sus amigos abordaron a Aravena, le quitaron una cerveza que llevaba y lo humillaron. Por eso fueron a armarse con los cuchillos y salieron a buscarlos para vengar la afrenta.

Los jueces indicaron que aun en el caso de que esta hipótesis fuese cierta, la situación de los imputados no mejora sino al revés: demuestra que tenían ánimo de vengarse y que no descartaban matar al que se les cruzara en

el camino, porque llevaban un arma idónea para eso.

También descartaron la hipótesis del "homicidio en riña" esgrimido por los defensores, ya que las pruebas reunidas revelan que hubo una "agresión desmesurada" contra una víctima que no podía defenderse, y está demostrado el rol cumplido por cada imputado.


Comentarios


Condenan a imputados de un crimen en Neuquén