Conesa recuperó la trochita del ingenio San Lorenzo

La idea más ambiciosa es ponerla en marcha en un circuito turístico.

#

Gentileza

GENERAL CONESA (AV).- Con un pie en el pasado y otro en el futuro, la municipalidad de Conesa logró el retorno a la localidad de una antigua locomotora Henschel. El propósito es mantener viva la historia del ferrocarril, que en la década del 30, acompañó la época de esplendor económico derivado de la producción de azúcar en base a remolacha.

La intendenta Alejandra Mas consideró que esta gestión de rescatar la máquina Nº 112 “generó un significado muy grande para los conesinos (el hecho) de volver a tenerla”.

Esa locomotora tiró de un convoy en un ramal de troncha angosta. Unía la Estación Vintter –donde se comunicaba con la trocha ancha en inmediaciones de San Antonio- con la Colonia San Juan, y atravesaba el ingenio y las proximidades de esta ciudad.

El servicio fue inaugurado en 1935 y en 1961 se levantó por considerarse antieconómico.

La municipalidad tuvo que dedicarle varias secuencias de gestiones para encontrar y trasladar este singular bien, considerado de interés histórico y cultural.

Entre las acciones realizadas se destacan una investigación de su paradero en Ingeniero Jacobacci y El Maitén, un contacto con intendentes de esas localidades y autoridades ferroviarias de la provincia de Río Negro y Chubut, y hasta un pedido de autorización al gobernador Alberto Weretilneck. Finalmente fue ubicada en los talleres ferroviarios de Jacobacci, radiada del servicio desde 1976, aunque nunca fue parte del patrimonio histórico del servicio entre esa localidad y Esquel.

En octubre llegó a General Conesa merced al traslado en un camión semirremolque del Departamento Provincial de Aguas (DPA).

Luego la locomotora se instaló sobre un terraplén debidamente armado, que se encuentra en el acceso por Ruta Nacional Nº 251 y avenida San Martín.

Desde ese momento comenzaron tareas de mantenimiento en cuanto a limpieza y cuidado de sus piezas. A su alrededor fue colocada la cartelería necesaria para su resguardo y en el perímetro se instalaron cámaras de seguridad para un control permanente.

Ahora, con este símbolo en casa, la Municipalidad ha planteado para este año nuevas intervenciones a fin de consolidar su puesta en valor e impulsar su aprovechamiento turístico.

La intendenta ya piensa en un proyecto más ambicioso: junto a su restauración estética, a cargo del especialista Gabriel Asenjo, está la idea de ponerla en marcha para desarrollar un recorrido de entre cinco y siete kilómetros. El ramal de trocha angosta podría unir las ruinas del Ingenio San Lorenzo con el casco de la estancia La Luisa.

La antigua máquina fabricada en Alemania luce intacta en el terraplén.


Comentarios


Conesa recuperó la trochita del ingenio San Lorenzo