Conesa vive el drama de la derivación de enfermos

En el hospital de Viedma demoran demasiado en atenderlos.



GENERAL CONESA (ACO) Cuando la salud está en juego, las demoras en la atención son doblemente complejas y riesgosas. Y es por esa razón que muchos conesinos se quejan de las demoras que deben soportar cuando son derivados a especialistas a Viedma. Normalmente les consiguen turnos para varias semanas más adelante, aunque en muchos casos se trata de urgencias, según comentaron a este diario.

Ayer, una joven mamá se quejó desesperadamente pués desde hace tres semanas espera saber qué enfermedad tiene su hijo de 10 meses que presenta problemas en la piel. En el hospital de General Conesa no pudieron darle una respuesta y por ello el facultativo que la atendió decidió derivarla a un especialista.

Para entonces ya habían transcurrido tres semanas y le consiguieron un turno pero para dentro de dos semanas, por lo que cuando la atienda el especialista habrá transcurrido algo más de un mes. Solicitó que gestionen algo más cercano en el tiempo pero no ha tenido respuestas.

Otra mujer dijo a este medio que su esposo tenía un tumor y pasó por la misma experiencia. Ante la imposibilidad de diagnosticar y dar un tratamiento en el hospital local, le consiguieron un turno para un especialista pero para el mes de julio. Fue así que optó ir por sus medios a Viedma y la atendieron de urgencia. Al verlo el médico decidió operarlo este viernes. De haber esperado el turno, su enfermedad hubiera debido esperar casi dos meses.

“Hace tres semanas que estoy dando vueltas con los médicos y nadie me sabe decir qué tiene mi nene. Ahora me consiguieron turno para un especialista pero para dentro de tres semanas. Fui recién (por el miércoles a la mañana) al municipio para ver si ellos pueden gestionar que me consigan un turno más rápido y la respuesta que me dieron es que tenían que ir hasta un comedor y que no me iban a poder atender en ese momento, a pesar de que les expuse lo delicado del tema”, contó con preocupación la joven mamá del bebé de 10 meses con problemas de piel.

“El caso mío es terrible. A mi marido le salió un tumor y no sabemos si es benigno o no. Le consiguieron un turno para el mes de Julio y yo le dije que me iba a ir igual. La directora del hospital de Conesa me dijo que era difícil que me atendieran allá, pero que mientras tanto ellos lo podían atender acá. ¿Qué le iban a hacer? Si lo derivan es porque no está al alcance de ellos hacer nada. Es simplemente para calmarnos. Yo de todos modos fui con mi marido a la guardia del hospital de Viedma. Cuando el especialista lo vio, le dijo que era bueno que hubiera venido enseguida porque el tiempo es vital. Sin embargo, en Conesa nos decían que no podíamos tener turno hasta julio. A tal punto es urgente que a mi marido lo operan este viernes”, comentó la mujer visiblemente molesta.

Esta localidad debe derivar la mayoría de los casos complejos dado que este hospital no posee complejidad suficiente. La directora del hospital explicó que teniendo centros de mayor complejidad no hace falta poseer determinada estructura, como por ejemplo un quirófano, y que se trabaja fundamentalmente en prevención. Sin embargo estos dos casos dan cuenta que el factor tiempo, del que hablan todas las campañas de concientización como primordial para ganarle terreno a la enfermedad no fue tenido en cuenta.

El centro de salud pública conesino debe derivar hasta las cesáreas e intervenciones de apéndice, con el trastorno que significa para los familiares desplazarse 180 kilómetros y permanecer cuidando a un enfermo en un lugar que le es ajeno, lo que les implica un costo extra de comida, permanencia y comodidades.


Comentarios


Conesa vive el drama de la derivación de enfermos