Confirman que llegaron islámicos, pero niegan que sean terroristas



El gobierno nacional ratificó ayer que efectivamente se detectó el ingreso al país de dirigentes religiosos islámicos, pero negó que estuvieran vinculados con el terrorismo o que constituyeran una amenaza para la seguridad de la Cumbre de las Américas, que se realizará el mes próximo en Mar del Plata.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, confirmó que “un grupo musulmán ortodoxo” ingresó al país, pero negó que su propósito sea reclutar a personas para convertirlas en terroristas así como vinculación con la red Al Qaeda. “Hemos seguido sus actividades, pero nada tiene que ver con semejante cosa”, aclaró Fernández, en alusión a las hipotéticas actividades terroristas del grupo, que algunos medios periodísticos señalaron como perteneciente a Jasmaat Tabligh.

El funcionario descartó que la visita de los representantes islámicos tuviera vinculación con la preparación de un atentado con vistas a la cumbre de Mar del Plata.

'”La Argentina tiene un control muy cuidadoso en el ingreso de personas que pudieran estar vinculadas con terroristas”, aseguró el funcionario, quien también dijo “no tener información” sobre una versión que indicaba que el servicio de inteligencia de España le habría advertido al país sobre la posibilidad de que esas personas estuvieran vinculadas a los atentados en Madrid.

Por su parte, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, señaló también que el gobierno nacional “es conocedor” del ingreso de los islámicos pero advirtió que no dará ninguna información al respecto porque la investigación “forma parte de la contrainteligencia”.

La oposición reaccionó de modo diverso frente la información. Mientras el candidato a senador nacional por el de PRO, Ricardo López Murphy, pidió que se profundizara la investigación, la postulante a diputada del ARI, Elisa Carrió, puso en duda su verosimilitud.

Carrió dijo que “no” cree en nada de lo que se diga en la campaña electoral y aventuró que “algunos sectores del gobierno pueden estar creando miedo en la sociedad”. En cambio, López Murphy había reclamado al gobierno que “evite el riesgo de convertir a la Argentina en un teatro de operaciones terroristas”.

Tanto el gobernador bonaerense Felipe Solá, y el titular de la Organización Islámica Argentina, el Shaij Mahmud Aid, ratificaron también la presencia en el país de miembros del movimiento fundamentalista Jamaat Tabligh, al que se le atribuye vinculación con la organización terrorista Al-Qaeda.

El canciller Rafael Bielsa también volvió a negar que los integrantes de la secta islámica que llegaron en los últimos días tengan vinculación con Al-Qaeda. (DyN)


Comentarios


Confirman que llegaron islámicos, pero niegan que sean terroristas