Congreso de EE. UU. confirma a Bush

Diputados opositores se retiraron del recinto.Gore rechazó las manifestaciones.

WASHINGTON- El vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, puso ayer el último sello de aprobación a la victoria de George W. Bush en la contienda por la Casa Blanca, al tiempo que el grupo negro de la Cámara de Representantes se retiró en protesta por la votación en el Estado de la Florida.

En su papel de presidente del Senado, Gore dirigió una sesión conjunta del Congreso que certificó los votos de los colegios electorales de que Bush, un republicano, ganó al vicepresidente demócrata por 271 votos electorales contra 266.

Cerca de una docena de legisladores negros abandonaron la sesión en protesta tras argumentar que el tema de los disputados votos de la Florida no fue discutido en la sesión.

Durante la sesión, la representante demócrata de la Florida, Alcee Hastings, una líder de la protesta, miró a Gore y dijo: “Hicimos lo que pudimos”. La certificación del voto electoral dejó libre el camino de Bush para jurar, el 20 de enero, como el mandatario número 43 de Estados Unidos.

“Me siento honrado”, dijo Bush a periodistas en su rancho de Crawford, Texas. “Creo que debo ir a escribir mi discurso inaugural. Quiero ser el presidente de todos, me respalden o no”, dijo el ex gobernador de Texas.

Gore reconoció su derrota en las elecciones presidenciales el 13 diciembre, un día después de que una dividida Corte Suprema rechazó el recuento manual de los disputados sufragios de la Florida, donde Bush fue declarado ganador por 537 votos en un estado donde votaron seis millones de personas en los comicios de noviembre. El cerrado margen dio a Bush los 25 votos electorales del estado para superar los 270 necesarios.

Ayer, miembros negros del Congeso insistieron en disputar los 25 votos electorales de la Florida, argumentando anomalías y fallas en el conteo de las boletas. Uno por uno, cerca de una docena de miembros de la Cámara de Representantes, la mayoría de ellos negros, presentaron sus objeciones mientras Gore les indicaba, uno por uno también, que estaban fuera de orden porque no contaban con la firma de un miembro del Senado.

Gore se convirtió en el primer vicepresidente en dirigir una sesión conjunta del Congreso para confirmar su propia derrota desde que Richard Nixon, quien lo hizo en 1961, fue derrotado por John Kennedy. (Reuters)


Comentarios


Congreso de EE. UU. confirma a Bush